lunes, 13 de junio de 2011

Thunder...ThreeShoot

-Matt…- susurro cansinamente el castaño.

-¡NADA DE MATT! QUIERO QUE ACABES ESA CANCION ¡AHORA!- los alaridos del rubio resonaban en toda la habitación. Su rostro pálido tomo un color rojizo… de la ira.

-Pero…

-Pero un pepino… Hazla no tenemos tiempo.- lo miro directamente con sus fríos ojos azules, haciendo que los pelos se le pusieran de punta a Landon.

-Okey…

-Sera mejor que quede bien…- rechino los dientes Matt.

-¿Cuándo ha quedado mal alguna de mis canciones?- levanto una ceja de manera altanera. Haciendo que el rubio hirviera más.

-Entendiste mi maldito punto.- grito señalándolo.

-De acuerdo.- acepto al final.

-No pondrás un pie en esta casa hasta que la acabes, ahora… ¡LARGO!- Matt siempre ha sido el más pacífico del grupo y ahora simplemente asustaba al resto.

-A veces me das miedo Mattie.- se mofo Landon antes de salir por la entrada de la casa y suspirar con cansancio. Ahora sí que esta jodido.

Las gotas de lluvia caían con insistencia sobre el castaño, era tan fuerte que estaba completamente empapado. Una ráfaga de viento pasó en su dirección calándolo hasta los huesos, sus músculos ya casi ni respondían y creyó que en cualquier momento necesitarían amputar alguna parte de su cuerpo, tenía frio y no quería estar ahí… pero no se movería de ese lugar hasta poder escribir su canción.

Llevaba horas ahí, sentado en un banco del parque con una guitarra recargada en una de sus piernas mientras que con las manos intentaba hacer que esta produjera un sonido monocorde, pero nada le gustaba. Todo lo que producía aquel instrumento le parecía patético y muy poco potencial para su banda.

Ya no tenía más tiempo, los compañeros de su banda lo amenazaron con que sino escribía la nueva canción rodarían cabezas y ellos son muy drásticos y cumplidores, pronto debían ir con la disquera y si él no escribía esa canción todo se iría por el caño. Así que si, tiene miedo. Pero ¿Qué podía hacer? Nada lo inspiraba, tenía como una clase de falta de motivos para escribir, nada le interesaba y todo le parecía aburrido. Quería y necesitaba algo bueno que satisficiera a todos, sobre todo a su subconsciente.

-Esto es pura basura.- grito al viento con odio. Levantándose de su lugar y caminando de un lado a otro. Las ideas no llegarían del cielo o así como si nada.

Trato por todos los modos encontrar algo que le diera ideas, algún recuerdo, canción, cosa…cualquiera, no era exigente. Nada. Que porquería de día. Miro el reloj de su muñeca, las 8 de la noche y su tortura llegaría al pisar su casa. El estaba completamente seguro que sus amigos lo esperaban sentados con miradas impacientes, solo esperando a que el pusiera un pie dentro para abalanzarse sobre él. Esta arruinado.

La lluvia no paro en ningún momento, pero que importa… no puede estar más mojado de lo que ya está. Solo resta que le dé una pulmonía o algo parecido. Mientras eso pasa debe PENSAR.

Habia una vez… ¡NO! ¿Qué es eso? esto no es un cuento de niños. Ni mucho menos es un cuento de hadas, con finales felices, erase una vez o las típicas historias de amor, No, el es mas de decir las verdades aunque duelan, que todos se enteren que son farsantes o hipócritas… bueno pues vayan aceptantes las duras cosas de la vida real. No patéticos y absurdos cuentos de fantasía.

Subió la cabeza, dejando que las gotas cayeran sobre su rostro, despejando su mente, respiro con fuerza llenando con aire puro sus pulmones… tratando de calmarse. Un sonido sordo se oyó a su izquierda, al instante se puso a la defensiva. Había sido un rayo.

Cada pelo de su cuerpo se crispo al igual que sus manos, su piel palideció abruptamente y su labio tembló. El no es, ni nunca ha sido miedoso ni mucho menos fácil de espantar, pero los rayos con su ensordecedor y macabro sonido, espanta hasta el alma más dura y sobre todo en momentos de debilidad. ¿Por qué habrá sido tan imbécil, y habrá escogido como carrero músico reconocido? El y sus idiotas ideas, mas nunca dejara llevarse por sus impulsos y mucho menos por sus sueños, eso solo hace que todo sea más complicado.

Tomo la guitarra por el mástil y casi estuvo a punto de cometer una locura, de estamparla de lleno contra el suelo, sin importarle nada ni nadie… al segundo de casi chocar el pobre instrumento, que no tenia culpa de nada de aquella situación, recapacito y lo dejo sostenido contra el tronco de un árbol. Es un imbécil, un imbécil que morirá dentro de poco. Ya puede tener una imagen de su tumba, Aquí yace el cuerpo de un incumplidor, amigo, hijo y raro joven, Landon Mcgride. Hasta puede oler las dulces gardenias, sobre el frio cemento donde talladas dirán aquellas palabras.

¡Maldita sea! ¡Joder con esta vida!

Se sentó nuevamente sobre el banco y suspiro con fuerza… una vez, dos veces, tres veces. Sin lograr despejar su mente y sin encontrar algo, cualquier cosa. De la nada un recuerdo tomo su mente, haciéndolo sentirse muy mal… lo peor es que no lograba controlarlo. El se había prometido nunca pensar en ese… Nunca, y ahora volvió nuevamente. Esto es una porquería.


Y aquí les dejo otra cosa inventada por mi, si un Three ahora. Bueno pero como les dije escribí mucho estos días... pero solo colgare los mejores. El resto ¡nah! Espero que les haya gustado, la verdad este hasta me hizo llorar, mañana colgare la segunda parte y el miércoles la final. Se que este es muy corto, pero pronto vendrá lo mejor. Bueno hoy me iré, porque aun no acabo de corregir cosas, como dije esta semana la tengo tan full que apenas tengo tiempo para dormir. Pero que mas da. Me retiro sin mas. Las quiero mucho a todas se me cuidan y chaii :3

3 comentarios:

suzette dijo...

¡Hola! Me esta gustando mucho este, espero el sig.
Por cierto paso para decirte que tienes premio en mi blog, solo pasate por la entrada "Premios" y ahí esta.
Nos estamos leyendo.
Un beso

Annie dijo...

ok Matt!
q te vino a la cabeza ??

Annie dijo...

porq tienes q ser tan grocero con Landon!!!
uinss!!...q guachada :P
ok landon vamos por el sig ;)