viernes, 24 de junio de 2011

Nothing's ever Perfect


Capitulo 4: Esta mas que jodido

-Vengo luego…- grito la castaña, colocándose sobre sus hombros aquella singular chaqueta de cuero y caminando en torno a la salida. Dio un par de pasos pero fue detenida por un alto y moreno chico.

-¿A dónde vas?- pregunto este de manera inquisitiva, sin apartar ese tono metiche y con una ceja levantada.


-Afuera.- respondió tranquila.

-Es tarde Eff…- soltó cansinamente.

-Por favor Freds, llevo casi dos semanas sin salir… Desde que comenzamos con ese maldito instituto, me has mantenido prisionera…- soltó tiernamente haciendo un pucherito, cosa rara en ella… Effy no es de las que ruegan, ni piden algo… solo lo toman y hacen sus reglas.

-De acuerdo…- contesto luego de un rato escrutando sus ojos azules. En los cuales solo encontró… nada, como siempre, vacíos y monótonos, como los sentimientos de la dueña.

-Nos veremos luego.- concluyo esta, depositando un suave beso en la mejilla de aquel chico tan alto y sin mirar atrás salir de la casa. Por su otro lado Freds, solo podía acariciar su mejilla mientras una tonta y amplia sonrisa se dibujó en su semblante.

El moreno sintió un fuerte impulso por seguirla y obligarla a quedarse, pero prefirió desistir… ella lo merecía, tenía todo el derecho del mundo a salir y divertirse, sin embargo como siempre él se lo arruinaba… seguro ahora mismo lo debe estar odiando.

Suspiro con fuerza y se acostó de largo en el sofá, sintiéndose un idiota… ¿Qué ocurre con él? ¿Qué paso… que ahora es tan diferente? Joder, no puede ser por ella… Effy es tan pequeña e indefensa, bueno ni tanto tiene un carácter fuerte y nada la para, pero no… ella es diferente, lo es, claro que lo es… Si, el desea que sea suya, pero eso nunca será. No, porque simplemente… carajo, no hay excusas, no es su familia ni comparte algún apellido. Entonces ¿Qué lo detiene? Nada, nada, pero no tiene las bolas suficientes para que la incomodidad sea su compañía de casa, si ella lo rechazara.

Se llevó las manos a la cara… ¡Oh sí! Está muy jodido.

Sintió algo suave rozar su brazo y de un movimiento se despojó de donde se criticaba miserablemente. Lo que vio casi lo mata de un susto, era ella… Effy. Pero ¿Qué carajos hace ella acá? Bueno es obvio, ella vive aquí. Joder, no debería ser así.

-Eff… ¿No ibas a salir?- pregunto mirándola a los ojos, mas sin embargo no obtuvo una respuesta coherente. Solo vio como ella se sentaba a horcajadas sobre su regazo y se inclinaba sin apartar la vista.

-No tenía ganas.- susurro lentamente. Paso suavemente su dedo en torno al pecho del joven muchacho, de una manera sensual. Freddie solo la miraba. Maravillado y muy, pero muy shokeado.

-Eff…

-¡Shh!- lo callo rápidamente, colocando su dedo sobre los labios del joven- No hables, solo así lo arruinaras.- concluyo, para así estampar con fiereza sus labios contra los de él.

Las bocas de ambos adolescentes, se movían de una manera salvaje y sin piedad, no daban tregua a nada y solo se entregaban. Queriendo, como si eso fuera posible, hacer que sus bocas se unieran en una sola y que aquel beso jamás terminara. Era el puto beso, más jodidamente excitante, que habían tenido. Sus lenguas se restregaban la una con la otra, haciendo que todo fuera mucho mejor. El solo podía pensar, que el sabor de esa chica… era sumamente increíble, dulce y sensual… ¡Carajo, demasiado increíble!

Las manos de Freds volaron a la cintura de Effy, atrayéndola más y haciendo que se restregara contra el… sintiendo su prominente erección. Algo que lo torturaba siempre. Mierda, es que enserio… como se puede vivir con una chica tan sexy y no tener ese bulto duro entre las piernas. Es hermosa, sus piernas tornadas y cremosas, su vientre plano, sus senos simétricos y ese culo perfectamente redondo… añádanle a eso, unos ojos indescifrables y un rostro de muñeca de porcelana. Coño, el solo se pregunta… el que haya sobrevivido a eso sin no sentirse como piedra cada noche, pues que le diga la receta. Así no tendrá que hacer eso de sustituirla, con la fuerte derecha.

Se separaron porque el aire era nulo y si alguien moría, no era la mejor forma de hacerlo… a parte que ninguno estaba dispuesto a ir a un reformatorio. La ojiazul siguió besando y mordiendo el cuello del moreno… una marca quedaría, a pesar de ese color, los círculos rojos serian presentes.

Freddie se cansó de ser el domado y prefirió ser el domador. En cuestión de segundos, ya estaba sobre ella, entre sus piernas y acariciando los costados, desde las piernas hasta el inicio de los senos. La tela estorbaba. Sin importarle, quito la blusa de la muchacha y acaricio con pasos trémulos, hasta llegar a las firmes montañas, las cuales apretujo sin tanta fuerza y delineo. Ella soltó un jadeo del deseo, lo cual hizo volver más loco a Freddie.

Eso es un callejón sin salida. Pecho contra pecho, labios contra labios, erección contra centro húmedo…Solo quedaba un paso y nadie se iba a echar para atrás. No ahora, JODER, no ahora. Eso sería la cosa más malvada que alguien pudiera hacer.

Effy se separó de los labios de Freds y sin apartar la fija mirada, llevo sus manos a los pantalones del muchacho, lo desabotono y en el acto tenía entre sus manos el gran miembro. Jugueteó un poco con él, pero no aguanto más y lo coloco en su entrada, para que de un movimiento la penetrara.

Los gemidos de ambos inundaban la habitación. Cada embestida, cada movimiento, beso o caricia, hacía que sintiera que ambos llegaban al cielo. Freddie jadeaba su nombre, Effy jadeaba su nombre… todo era jodidamente perfecto, como un sueño…

JJ, miraba a su mejor amigo como si este tuviera un tercer ojo o sufriera de problemas mentales y psicopersonales. Se sentía turbado y sumamente incomodo, a pesar de que habia pasado esa misma situación con Cook, igual no era natural. Ver como Freddie, se revuelca en el sillón, jadeando y susurrando un nombre inentendible. Si, frustración sexual. Que mejor forma que añorar el sexo, que teniéndolo de una manera no real. Malditamente, triste.

-Freddie…- susurro el ojiazul, no hubo respuestas, cada segundo todo ese raro gimoteo iba aumentando y lo estaba asustando- Freds…Freds…Freds… ¡FREDERICK!- grito con todas las fuerzas que se le fue posible a sus pulmones, ya era suficiente.

El moreno de un momento a otro, como si se tratara de una nube… se acabó todo. Abrió los ojos de golpe, dándose cuenta que… no estaba teniendo sexo con Effy, sino que todo fue un sueño… un maldito sueño. ¡Mierda! Casi lo grito en voz alta, pero no lo hizo, al ver la expresión de JJ.

-JJ… olvidemos todo lo que acaba de pasar.- pidió con rostro suplicante.

-No me lo tienes que pedir, ya está más que enterrado… son imágenes y sonidos que no quiero que regresen a mi memoria.- ambos se dieron un apretón de manos y luego implantándose un largo silencio- ¿Quieres hierba?

-Sí, creo que la necesitare y mucha… ¿Habrá vodka en esta casa?- pregunto al aire mientras buscaba en los gabinetes. Necesitaría una dosis gigantesca de droga y alcohol, para olvidar aquel sueño y no torturarse tanto. Necesitaría un milagro.

Effy sintió el aire de libertad golpetear su rostro y el canto de la calle inundar sus sentidos. Al fin, fuera de esa casa… donde debe soportar los constantes cuestionarios de su mejor amiga y para más la miradas furibundas de ciertas personas. Pero por ahora no, en esas escasas horas no… sería feliz y dejaría que su mente se calmara un poco.

Camino un par de cuadras y luego se internó en el bosque, caminando con pasos sincronizados y sin mirar atrás. Aquel paseo se lo conocía de memoria.

No le llevo mucho, hasta llegar a un gigantesco lago. El cual se mantenía iluminado por una leve luna media y las estrellas. Todo se sentía tan tranquilo y pacífico.

Se sentó en el pasto y miro las estrellas. Buscando la osa mayor y los signos. Era tan bello, algún día tendría una estrella. Suena tonto, pero ella quiere y añora más que nada en el mundo eso… una estrella.

-Hola.- se escuchó una grave vos, la cual mato el ambiente.

-Hola.- contesto ella de vuelta, no se atemorizo ni se echó para atrás. Solo miro como una ancha sombra se acercaba en su dirección y esta sonreía maliciosamente.

-Pensé que no vendrías…- comento aquel, acercándose aun con más lentitud, parecía esperar algo, alguna señal.

-Te dije que así seria.- se encogió de hombros y sonrió ladinamente.

-Así me gustan, chicas de palabras…

-Mmm, no me imagino a cuantas les abras dicho aquello.

-Eso es lo que menos importa ahora.- una carcajada se escapó de sus labios- Cierto, a que venía ¡Ah Claro!- y sin más se abalanzo sobre ella.



Bueno, si aclaro... no soy buena haciendo esas escenas de sexo ni nada. No sirvo para ello y considero que no son excitantes. En fin, capitulo corto... pero capitulo importante. Ahora ya saben que siente mas fuerte Freddie... Pero ¿Quien sera aquella sombra? Pronto se sabra, o creo. Pronto, se que sera asi. Me desapareci como dos dias pero es porque estaba ocupada a mares. Veamos cuando reaparesco, el miercoles es como el final de todo y ya despues de ahi. Tendré toda el tiempo del mundo para escribir. Bueno me retiro, fue un dia muy largo, estuve ensayando el baile de Alicia desde las 10 de la mañana hasta las 6 de la tarde, muero de sueño. Las quiero mucho mi soles se me cuidan y chaii :3

2 comentarios:

Annie dijo...

quede seca!!!
Freddy!!
por Dios!!!
jajajja
yo ni me imagine que era un sueño, bueno en una parte lo pense y cuando llega JJ y lo ve asii mori de la risa!!!
quien es la sombraaa!!
quien quien!
me huele a Cook :/
si es el??
uff :S
subee prontoo! :)

mishu dijo...

wuau me encanto el cap
quien iba a pensar q freds iba a tener un sueño asi
y cn effy wuau
pobre jj lo dejaron traumado jejeejej
y a mi tambn m suena q es cook
el chico de la sombra
solo espero q effy no haga locuras..!!!
escribe pronto byeee