sábado, 4 de junio de 2011

Concurso: Relato 5~Por Susej~

Nombre: Susej Luque.
Pais: Venezuela.
Blog: http://historias-de-suj.blogspot.com/
Nombre del relato: Sin importarme el mañana.



~
¿Como podía ser tan perfectamente imperfecto? La curva de su nariz no era recta y refinada como la de los ingleses que salían en las revistas mas famosas del país, pero la curva que tenia al terminar lo hacia raramente atractivo ante mis ojos. Sus ojos tenían un extraño color amarillento a los rayos de la luz del sol, un sol que nos acompañaba durante la mañana la mayoría de las veces; pero generalmente eran color chocolate. Deje su boca para el final, por que sabia que una vez que la vería no podría parar, por el simple hecho de que su color rosa pálido te invitaba a tocarla con tus labios, y saborearla con tu lengua.

Todo el me volvía loca, y no se por que razón no lograba decírselo. Aunque seria algo raro salir de la nada y decirle “Hey, tienes a mi mundo de cabeza”, ¿no creen? Las ganas de tocar su pecho, rozarlos con mis manos y hacerlo estremecer me carcomían.

Su respiración agitada me saco de mi ensoñación y volví mi atención a averiguar lo que lo perturbaba. ¿Una pesadilla podría ser tan dura como para hacerlo sudar y casi suplicar? Lo sacudí ligeramente, haciendo que abriera los ojos rápidamente y me mirara casi atónito. Tenía miedo, podía notarlo por como sus ojos se ponían cada ves mas rojos y achicados, justo como un niño asustado entre una multitud.

-¿Qué pasa?-susurre, y acaricie su cabello como de costumbre.

-No es nada-admitió avergonzado.

Suspire derrotada, el era tan cabezota como o hasta mas que yo, así que no me diría lo que soñó o lo que pensó. Su orgullo iba primero que admitir que tenia temor de algo.

-El amanecer es hermoso-dije por sacar un tema al aire, pero mas por hacerlo olvidar lo ocurrido y mire por la ventana sin apartarme mucho de el.

Un color anaranjado cubría la mayor parte del cielo azul, como lo conocíamos desde pequeños. Y la brisa de la mañana era fría, casi parecía que iba a nevar. ¡Nevar! Vaya que seria un gran acontecimiento en el país donde habito. Pero seria agradable el sentir la nieve deslizarse por mis manos.

-¿Por eso estuviste levantada desde temprano, para ver el amanecer?-me pregunto con su mirada clavada en mi y se sentó a mi lado.  

Si supieras lo errado que estas…

No respondí, solo sonreí. Sabia que si habría la boca solo saldrían babosadas, por el como me veía en este instante. Sus pestañas corrían como pequeñas cortinas por sus ojos casi adormecidos, como un perrito, y la ternura me invadió de un momento a otro.

Me acerque sigilosamente a su rostro, y con la yema de mis dedos roseé sus pómulos, acostumbrándome a lo suave que solían ser. Mis labios estaban semi-abiertos. Toque sus parpados ligeramente cuando el los cerro y mis dedos temblaron; y al llegar a sus labios nuestras miradas se cruzaron, pero me acobarde y mire hacia abajo, negándome a aceptar la realidad en la que vivía.

El se inclino hacia delante y nuestros labios rozaron, causando un choque en nuestro corazón. Y todo se congelo. Ya no me importaba que se fuera a casar en tan solo unas horas, o que fuera el novio de mi hermana, siquiera que fuera mucho mayor que yo y que tuviera más experiencia. Simplemente sabía que lo amaba y con esto estaba más que claro que el destino nos había hecho tropezar aquella noche fría en Paris por algo. Éramos perfectos uno con el otro.
~

2 comentarios:

Gise dijo...

¡Hola! Estoy aquí de nuevo (ya deben estar aburridos de mí) Bueno, sinceramente el final me dio un patatuff... yo hubiera creido cualquier cosa, menos eso xD jajaja. Pero de todas formas me gusto muchisimo =).
Bueno, me voy, sigo leyendo.
Cuidense mucho =D!!!

Susan dijo...

Lo Prohibido se vuelve tentador, eh?! Quedo de Maravillas!!!!!

Suerte Chica!!!