jueves, 9 de junio de 2011

Nothing's ever Perfect


Capitulo 2

-Eff.- la chica escucho a la perfección como alguien golpeteaba la puerta y aquella singular voz se filtraba a través de esta.

-¿Si?- respondió de vuelta, terminando de retirar el champú de su cabello.

-¿Quieres que te espere o te irás con Ems?- la chica lo medito por unos segundos.

-Nos vemos haya.- concluyo mientras cerraba el agua y buscaba a tientas la toalla, al encontrarla se la enrollo alrededor del cuerpo y otra en su cabello.

Se miro al espejo un segundo y inicio con su arduo trabajo de cada mañana. Primero seco su cabellera castaña y dejo que esta cayera al natural en suaves hondas hasta poco más abajo de los hombros. Luego tomo un poco de base y la esparció por todo su rostro, por su fina barbilla, sus pómulos altos, su frente, su respingada nariz y un poco sobre sus parpados. Agrego un poco de corrector para no lucir tan cansada, para después agregar sombras negras en todos sus parpados y una gruesa raya con delineador azul bajo sus ojos. No aplico gloss en sus finos labios. Y así lista.

Salió del baño en camino a su habitación y sin más entro en ella. Abrió su armario y busco algo que colocarse. No tardo mucho, opto por una camiseta bastante holgada de un color gris oscuro que dejaba al descubierto bastante de su brasier negro en los costados y parte del pecho, un short negro tan corto de esos que parecen ropa interior y unas medias de red negras, completando con unas converses clásicas. Al estar lista se dio una última mirada al espejo, comprobando que estuviera bien y sin más tomo su mochila saliendo de la habitación.

Bajo la escalera de dos en dos y luego camino en dirección de la cocina. Al estar ahí comprendió que no tenía mucho apetito, así que opto por un zumo de naranja. Lo vertió en un vaso para luego comenzar a tomarlo. Cuando fue a dejar el objeto en el fregadero el timbre sonó, anunciando la llegada de su amiga. Se coloco de nuevo la mochila al hombro y camino hasta la entada. Al abrir la puerta, un abrazo de oso la sorprendió tomándole unos segundos en corresponderlo.

-Te extrañe mucho Effy.- susurro la pelirroja conteniendo las lagrimas de emoción.

-Y yo a ti.- acepto ella al fin abrazando a la pequeña chica que se aferraba a ella como un salvavidas. Al segundo un pensamiento surco su mente... "Ya no habrá un buen primer día, que tanto habíamos deseado las tres. Solo algo similar a eso sin tanta emoción y sin una de las integrantes."

Freddie se impulso una vez más con fuerza sobre su skate, haciendo que este rodara a alta velocidad esquivando a unas personas que se atravesaban. La vista del chico se enfoco hasta que reconoció a unos metros de distancia, la típica chaqueta roja de uno de sus mejores amigos, Cook. De un movimiento hizo que su medio de transporte se detuviera, haciendo saltar algunas chispas a causa de la parada abrupta.

-¡Hey amigo!- lo saludo con alegría extrema Cook. Acercándose a Freddie y dándole un abrazo de lucha. El moreno logro zafarse, riendo de la típica conducta de su amigo.

-JJ.- exclamo feliz Freds al ver a su otro mejor amigo el cual sonrió ampliamente mientras le daba un abrazo, sin emplear la misma fuerza que utilizo el ojigris. Los tres chicos tomaron asiento en la mesa que antes solo ocupaban Cook y JJ. Se mantuvieron hablando de cosas sin importancia, hasta que llegaron al tema más odiado por Cookie, el instituto.

-No pienso ir.- se encogió de hombros este, tomando un trago de su cerveza.

-Cook... ¿No crees que es muy temprano para cerveza?- lo cuestiono Freddie tratando de que su amigo no se descontrolara mucho, el primer día de clases.

-No...Sírvenos otra ronda.- exclamo él a la señora de la barra, la cual asintió y se acerco a los minutos a la mesa con los tres vasos llenos de aquel líquido fuerte.

-Como sea.- acepto Freds tomando un sorbo de su bebida.

-Pero Cook no puedes faltar al primer día de instituto...- le reprendió JJ alzando una ceja. JJ siempre ha sido el más estudioso en aquel grupo y tal vez un poco pesimista, pero el mas que nadie sabe que si su amigo no se toma en serio su futuro, puede terminar expulsado y tal vez preso por sus actos.

-Aja.- dijo este sin darle importancia moviendo una de sus manos.

-James...- lo miro con seriedad el moreno clavando sus chocolates ojos en el.

-De acuerdo, pero solo voy por ustedes...- acepto al final con desgana. Desde que tiene memoria James Cook siempre ha actuado de esa manera, holgazán y sin darle mayor importancia a la vida. Solo viviendo el día a día como si fuera el último, con una sonrisa... sin faltar el alcohol, drogas y por supuesto el sexo casual.

Siguieron hablando un rato más. JJ discutía animado las posibles probabilidades de sus nuevos profesores con Freddie prácticamente absortos, mientras Cook seguía un poco ido y con la vista en la calle. Una silueta irrumpió en su campo de visión y sintió que nada mas en el mundo existía. Era perfecta. Delgada, con buen culo, piernas kilométricas y níveas, caderas definidas, las mejores tetas que haya visto, rostro delgado, cabellera achocolatada y ojos azules. La miro y no le importo que alguien lo notara, era demasiado hermosa para ser real. Quería acercarse y coquetear con ella, pero no quería que sus mejores amigos la vieran y trataran de intentar algo con aquel ángel. Si siquiera lo pensaran él se la robaría por todos los medios. Esa chica seria suya y nadie iba a decir o hacer lo contrario. Como que se llama Cook.

Effy hablaba con su única y mejor amiga Emily, sobre su raro verano en la casa de los Mclair. Aun se siente extraña viviendo ahí, como si fuera alguna especie de intrusa. Claro omitiendo la parte del hospital y cuando desconectaron a Panda. Las dos amigas no se habían visto en casi todo el verano, solo en el velatorio de su difunta amiga. Pero de resto Effy pasó las vacaciones en ciertos momentos completamente retraída del mundo y en ocasiones en fiestas que ninguno de sus amigos frecuentaba, ni siquiera el mismísimo Freds.

Mientras caminaban por la acera una extraña sensación recorrió el cuerpo de la castaña, como si alguien la estuviera mirando, busco disimuladamente entre la gente hasta que por fin hallo el dueño de todo eso. Sus ojos grises se veían alegres pero más en el interior se notaba la frialdad y la malicia que este poseía, sus rasgos fuertes y varoniles le daban un toque rudo, su cabellera oscura tenía un raro color que parecía rubio pero a la vez negro, su cuerpo sin lugar a dudas es un diez, bajo aquella chaqueta resaltaban a la perfección aquellos pectorales, bíceps y tríceps que este poseía. Sin duda una joya de hombre. Solo que había algo conocido en el, algo en sus ojos... en la forma que sonreía maquiavélicamente. De la nada Effy pudo engranar cada pieza y en su mente solo resonó "¡Oh por Dios! Es el."

Emily caminaba por la calle junto a su mejor amiga. Pero algo no estaba bien, el ambiente se estaba tornando incomodo. Tal vez por la situación de Pandora, el tema casi intocable para ellas. La pelirroja subió la mirada topándose con la sorpresa que Effy ni siquiera le ponía atención al camino, solo miraba fijamente a un chico con una apariencia descuidada y un tanto tenebrosa. Algo había de raro en ese chico, mas prefirió ni siquiera llegar al caso, no se veía muy seguro. En vez de eso siguió con su mirada a los otros chicos y pudo ver a Freddie junto a otro chico, uno muy lindo en realidad. Tenía un aspecto desgarbado pero con un toque propio, su piel blanca resaltaba con su cabellera cobriza ondulada y sus ojos azul cielo brillaban con intensidad cuando su sonrisa blanquinosa era acompañada con la anterior. En su mente resonó un "¡Sí!" El chico es amigo de Freddie al parecer y tal vez le pueda pedir que se lo presente. Genial.

Ems regreso su vista al frente pero esta vez acompañada con una sonrisa boba dibujada en sus labios y un aire más feliz. Tal vez las cosas saldrían mejor de lo que pensó en su primer día.

Al llegar al instituto ambas chicas se sentaron en la segunda fila de las gradas. Habría una conferencia y aunque tampoco les interesaba mucho, los del final resultaban siendo siempre los más perjudicados con preguntas estúpidas. La mente de Effy formulaba cientos de planes y las sonrisas malvadas no se hicieron esperar. Sus pensamientos concordaron con los de su amiga. Tal vez si sería un buen primer día a pesar de todo, o mejor dicho un buen año.

A los minutos Freddie junto a sus amigos entraron en el gimnasio y rápidamente su vista viajo buscando a la cabellera castaña y revoltosa que tan bien conoce. La hallo rápidamente en la segunda fila junto a su pelirroja amiga. Sonrió feliz y sin más subió hasta la penúltima grada. Cook se sentó a su lado profiriendo algunas blasfemias de porque termino acá y por qué carajo se dejo convencer y bla, bla, bla. JJ se mantenía igual de calmado y sereno como siempre. No había mucha diferencia entre aquel grupo de amigos con una combinación bastante extraña y inusual.

-Buenos días alumnos y sean Bienvenidos al Roundview College.- anuncio con fuerza la voz de una mujer con aspecto más joven, de lo que ella quería hacer notar. Su sonrisa era hipócrita y su mirada nerviosa, pero no se veía mala persona.

Effy volvió a sonreír con más maldad. No podría esperar a llevar su plan en marcha, todo sería perfecto. Gracias a Freds. Tal vez, no fue una mala idea conocerlo. Su mirada viajo hasta el grupo de los tres chicos disfuncionales y los miro durante unos segundos. El ojigris al parecer noto la mirada de ella, ya que giro el rostro mirándola fijamente y con mucha intensidad, para luego guiñarle un ojo. Eff no quería dejar que todo se quedara así, alzo una ceja y se mordió el labio para luego girar el rostro.

Si las cosas son así, que el juego comience.- pensó con decisión la pequeña chica de ojos azules.


Véanme aquí ando, viva... bueno solo por un tercio. Ni se imaginan en lo que me metí, ahora ando haciéndoles historias a todos los de mi grado, para un trabajo de literatura... me pagan. Llevo hasta ahora seis pedidos y he terminado cinco... estoy agotada mentalmente. Nunca había escrito tanto en mi vida, tan seguido. Pero es genial, porque así traeré mas OS a mi blog. En fin, ya veo que las votaciones van reñidas y que cualquiera puede ganar... mi suerte a todas. Ya las ganadoras están asignadas y aunque quiero decirlas, debo esperar hasta el domingo... día de maquillaje. Okey, olviden lo ultimo, tampoco pregunten es una larga historia. Espero les haya gustado mi adorada historia y ya pronto las cosas tomaran su rumbo. Espero poder publicar una de mis raras entradas mañanas, bueno no mas me retiro ando como mareada. Las quiero mucho a toitas se me cuidan y chaii :3

1 comentario:

Annie dijo...

q pasa con effy y cook?
mmm ella quiere jugar pero a que?
es algo malo o es simplemente atraccion
se conocen antes?
tengo tantas dudas!
continua quiero saber que mas pasaaa!! :)
Bsos