sábado, 4 de junio de 2011

Concurso: Relato 4~Por Emma~

Nombre: Emma
Pais: Venezuela
Blog: http://loquesperodemimisma00.blogspot.com/
Nombre del Relato: Magic Tickle.


~
-         -         ¿No se supone que somos magos? ¿No podemos hacer algo para evitarlo?- pregunto el ojos verdes de 5 años con un puchero. La pelirroja frunció el ceño aun apretando la mano del niño mientras caminaban hasta el prado sagrado.
-         -No, estas mal, somos brujos, hechiceros de poderes fuertes. Descendemos de una de las reales brujas de Salem. – dijo la chica de 5 años igual a como le habían repetido sus padres muchas veces – pero no podemos dejar que nadie lo sepa, mucho menos exponernos. Y no, no podemos ir en contra del destino, ----Zackarihan.
-         -Pero yo quiero quedarme con Zquirla y los demás – dijo pronunciando el nombre de la chica a su lado. ella suspiro y lo abrazo.
-         -Hagamos un trato. Nos volveremos a juntar, aquí mismo, en esta misma hora y este mismo dia. Cada año volveré y te esperare. – dijo mientras se separaba. El chico miro con sospecha – crearemos un circulo y haremos una promesa.
La chica saco la tiza que nunca olvidaba de dentro del bolsillo de su chamarra y trazo un pentagrama en la tierra. Dejándolos dentro del circulo, luego ambos hicieron los pasos que conocían para abrirlo y decir sus intenciones. Pasado un momento el viendo dejo de soplar, las aves no sonaban y dentro todo parecía congelado. Los dos chicos de almas puras se miraron y sonrieron.
-         -Yo Zquirla juro esperar todos los días de mi vida, viniendo a este preciso lugar cada año en este mismo día y a esta precisa hora a Zackarihan. Para poder reclamarlo como mi compañero de vida – dijo con voz firme la pelirroja, conociendo la fuerza de lo que acababa de decir, aun para su escaza edad.
-         -Yo Zackarihan juro volver a este mismo lugar, en este mismo día y a esta misma hora, para poder reclamar a Zquirla como mi compañera de vida, de alma y de poder – dijo el niño, recordando parte de los votos que sus padres habían recitado hace unos meses, habiendo esperado a unirse cuando su joven hijo pudiera entender que hacían. La estática estallo fuertemente mientras los chicos unían sus manos, combinando su juramento. Una vez terminados sus votos, la chica busco algo y pronto se agacho, quitando una de las agujetas de sus zapatos al igual que las del ojos verdes. - ¿Qué haces?
La chica se levanto con una sonrisa y tomo la mano derecha del chico, ato la agujeta de ella en su dedo meñique y luego le entrego la agujeta de él y le tendió su mano.
-         -Esto es una promesa, una promesa real. Te quiero Zack, y pienso esperarte, no importa cuánto nos lleve volvernos a reunir, ya sea aquí o en cualquier otro lugar. – el chico sonrió y ato su agujeta en el mismo dedo que ella a él.
-         -Si, yo también Sarah, yo también.



-         -¿No crees que ya es suficiente de ese capricho enfermizo? ¿en verdad esperas que vaya? ¡Han pasado doce años, por el amor de Dios, Sarah! – dijo Rorh, mientras veía como su hermana empacaba lo que necesitaría para pasar la tarde del jueves en el prado sagrado donde una vez le hizo una promesa a un chico antes de que se marchara. Ella había cumplido su promesa, cada año pasaba ahí toda la tarde, esperándolo.  Al principio Rorh lo había aceptado, pensando que pronto se olvidaría de él, tal como sabia que el chico lo había hecho. Sarah negó con la cabeza y subió su mirada hasta encontrar la de su hermano, sus ojos chocolates estaban oscuros, realmente molesta por el desprecio hacia una promesa que había hecho sobre un pentagrama e, incluso sobre la diosa de las Tres Lunas. El parecía no entender cuanto significaba para ella esa promesa.
-         -Volveré ahí hoy y todos los años que sigan Rorh, compréndelo de una buena vez. – luego siguió metiendo los deberes que les habían mandado en la escuela ese día mas unas cuantas frutas y su iPod, lleno de música que ella disfrutaba oír en ese lugar. Cerro su bolso, se lo colgó del hombro y salió de la casa dando un portazo, sin importarle su hermano.
Camino en silencio por las calles hasta llegar a un pequeño bosque en el lindero de un parque, se adentro por un pequeño camino poco transitado que ella conocía de memoria. Se distrajo con el sonido de la naturaleza y el esplendor del sol que traspasaba las hojas de los arboles.  ‘esta vez sí lo veré, tiene que ser este año’ se decía a sí misma. Ella seguía creyendo que el volvería, mas cada año, cuando volvía a casa sin él, se encerraba a llorar en su cuarto, totalmente deprimida y con la incertidumbre de si él estaba bien, si aun la recordaba.
Casi ni se dio cuenta de que había llegado al lugar si no fuera porque estaba mirando al piso y reconoció la marca que había quedado de su promesa, una vez que habían terminado, el círculo se había quemado, dejando la marca en la tierra y, desde ese entonces, la marca seguía ahí, sin poder borrarla o taparla.
Se sentó al lado y saco su cuaderno de dibujo, abriéndolo en la pagina que había trabajado desde hace una semana. Miro los rasgos de la cara, el ángulo de la nariz, la forma en que caía el cabello y la profundidad con la que miraban esos ojos. Casi parecía que miraba desde afuera. Esta vez no era la cara de un chico la que había dibujado, era la cara de un hombre. Aun así, seguía teniendo esos ojos verdes penetrantes y ese cabello desordenado. Lo había soñado, tomándolo como una señal. Era innegable que fuera el mismo chico que había conocido.
Ese era su Zackarihan, su adorado Zack.
La pregunta era ¿Qué significaba ese sueño?
‘Tiene que ser algo bueno, tiene que ser verdad’ se repetía la pelirroja, que, a fin de cuentas, ahora parecía más castaña.
-         -Disculpa, ¿te puedo hacer una pregunta? – una voz grave y masculina la sobresalto, haciendo que el lápiz se deslizara fuertemente sobre el papel, rayando todo el dibujo. Ella levanto la cara y se quedo sin aliento, su corazón se detuvo por un segundo y sus ojos se anegaron en lagrimas.
Era el.
No podía ser nadie más.
El la observo por un momento y al ver su shock frunció el ceño con preocupación.
-         -¿Estás bien? – dijo, luego miro hacia su regazo y algo le llamo la atención, sus ojos se abrieron con reconocimiento y su mirada regreso a sus ojos - ¿Zquirla?
-        - ¿Zack?
~

3 comentarios:

Gise dijo...

¡Hola! Ahyy, pero que ternura de OneShoot!!!. Me encanto >.<!!! (me recordo al mundo de Harry Potter, porque ignorenlo)¡Gracias por compartirlo Emma, y gracias Vivi por organizar el concurso!!!
Bueno, continuo leyendo, se cuidan, y adiós.

Susan dijo...

¿Nos los dejas así? Me dejaste cayéndome de la silla chica!! Muy Bueno!! Suerte!!!!

Mi pequeña fantasía dijo...

k cucadaaa!!! (>.<)