sábado, 4 de junio de 2011

Concurso: Relato 16~Por Aurorita~

Nombre: Valentina / Aurorita Malfoy.
Pais: Chile
Blog: http://mirincondelafelicidad.blogspot.com/
Nombre del relato: Comprometida a los 17.

~
Ah, no, ella no lo permitiría. No iban a arruinar su vida de esta forma…

Lilith abrió su boca para reclamar, pero su imponente padre la detuvo con una mano levantada.

Esta decidido, Lilith, mañana se celebrara tu cumpleaños y el compromiso.

¡Que felicidad! Mi pequeñita se casará, ¡espero que seas tan buena esposa como tus hermanas!

La chica, se sintió algo mareada al pensar en la mera posibilidad de ser como sus sumisas y tontas hermanas, negó rápidamente con su cabello rubio ondulado rebotando hacia todos lados.

¡Me niego rotundamente!

Nada de negarse, ya esta decidido, Adam y sus padres llegaran mañana, esta todo planeado.

No se ustedes, pero yo creo que esto apesta. No me voy a casar, por que si no lo recuerdan, apenas tengo dieciséis años…

Buenas noches, cariño, duerme bien.

Lilith, por favor, no intentes escaparte o los guardias esta vez no serán amables.

¡No te atrevas a encerrarme-!

Ya era demasiado tarde, su padre había cerrado su puerta. Lilith se abalanzo a la puerta y la golpeo con fuerza.

¡Sacadme de aquí! ¡Ayuuuuuda, me tienen prisionera! ¡Abran la puta puerta! ¡Papá! ¡Soltadme de una puta vez! ¡Aggggh! ¡¡Los odio!! ¡¡Los odio!!
Y por primera vez en años, Lilith rompió a llorar gritando lo mucho que odiaba a sus padres. Poco a poco la rubia chica cayó en los brazos de Morfeo.
***
Señorita Lilith debe levantarse para la celebración… -la joven sirvienta se quedo callada al ver que Lilith no se encontraba en la cama con doseles, dio una rápida mirada en el cuarto antes de preguntar con voz temblorosa:- ¿Señorita Lilith?

Estoy aquí Mimi, en el balcón. –respondió con voz cansada Lilith, Mimi dio un suspiro de alivio al escuchar a su jefa.

Seño… ¡Oh dios mío! ¡Señorita Lilith se debe estar congelando! –chillo la sirvienta señalando el delgado vestido que llevaba Lilith en pleno invierno.

Tranquila Mimi, estoy bien… Avisa que no bajare a cenar, por favor. –dijo Lilith sin mirarla, con su cara apoyada en la palma de su mano y su vista perdida e n el extenso patio de la mansión en la cual vivía.

Señorita Lilith, no ha desayunado ni almorzado, por favor, debe comer algo…

¡Dije que no iría, maldita sea! ¿Qué tan difícil es eso? Lilith negó rápidamente ante sus violentos pensamientos hacia la única persona a quien consideraba lo mas cercano a amiga y se giro a la ella de inmediato agacho su cabeza con nerviosismo.
Inspiro lentamente, intentando relajarse y no perder el control, después de todo Mimi no tenia culpa en nada de esto.

Mimi, solo dile a ese señor que no iré a cenar con ellos. Si quiere verme, que espere hasta su estúpida fiesta y ya. –sentencio Lilith con severidad. Sus ojos se ampliaron al escuchar que tocaban la puerta y retrocedió un paso chocando con la barandilla de su balcón.- ¡Mimi, no dejes que nadie suba a mi habitación!

P-p-pero… su hermana… -murmuró Mimi nerviosa. Ella

Mis hermanas y mi madre no van a entrar aquí y punto. ¡No entraran! –gritó haciendo que los insistentes golpes se detuvieran con brusquedad. Mimi la miro con tristeza y asintió.

Si señorita... Vuelvo enseguida.

Gracias, Mimi.

Por cierto, señorita, no tuve tiempo en la mañana de saludarla correctamente… ¡Que tenga usted un muy feliz cumpleaños!

Que tenga usted un muy feliz cumpleaños.

¿Qué tan patético era querer romper a llorar por que su sirvienta era la única persona que le había deseado feliz cumpleaños? Por que, mierda, Lilith tenia enormes ganas de llorar por que su familia parecía, otra vez, mucho mas interesada en lo que dirán que en lo que estaba sintiendo…

En lo mal que se estaba sintiendo.

Vamos, pedazo de idiota, debes amargar esa jodida fiesta y enseñarle a todos quien es Lilith McGrover.
***
Los ojos grises de Lilith se llenaron de lágrimas mientras se sentaba en el tocador que había recibido en su cumpleaños pasado de la única persona quien la quería de verdad, su tía Claire, la persona en el mundo que la entendía.

No se había dado lo cuenta de lo mucho que la extrañaba hasta este momento… Apretó sus ojos y se tranquilizó antes de mirarse de nuevo en el espejo.

Ojos grises, nariz pecosa, piel tan blanca como la nieve y sus labios rosados.

Ella no era tan guapa como su hermana Sasha o tan simpática como Coleen, pero tenía un halo que llamaba la atención. Y ella despreciaba aquel aspecto suyo.

Bufo y se comenzó a alisar su cabello, sabiendo como detestaba su madre verla sin  sus “ricitos de oros”.

Dio una risita ahogada mientras sacaba una tintura natural que se salía con agua y shampoo.

Que divertida seria la fiesta.

Veremos si él me va a querer después de esto.
***
Mimi dio un chillido ahogado antes de que su mano afirmara un puñado de su pelo negro.

Dios mío… ¡oh dios! ¿Qué se ha hecho?

Tranquila, Mimi… ¿Se ve bien, no? Entonces nadie se dará cuenta de que es tintura.

¡Dios mío! ¡Usted con sus locuras va a lograr que me despidan!

Por supuesto que no, Mimi, si lo hacen ¿Quién va a ser capaz de controlarme?

Señorita Lilith, usted esta chiflada.

Lilith por primera vez en el día se puso a reír, feliz.

Mira, aquel es el peinado que quiero.

¡Ni crea, señorita Lilith que haré eso en su cabeza!

Si no lo haces, lo haré yo. ¿Qué prefieres?

Oh dios… saque sus manos del tocador, ya lo haré yo.

Gracias, Mimi, harás mi cumpleaños inolvidable.

La señorita esta lista de seguro el señor Josh la encontrara guapísima.

¿Josh? ¿Qué el imbecil no se llamaba Adam?

Oh no, el señor Adam es el padre del señorito Josh…

Como sea, él va a romper el compromiso antes de medianoche.

Espero que su plan no funcione, señorita Lilith, por que pienso que el señorito Josh merece ser feliz…

¿Un par de horas con él y ya te lavo la mente? –Lilith dio un silbido de entretención y se miro al espejo aprobatoriamente.- eso es rápido, después de todo, tal vez me caiga bien… Lo cual no quiere decir que me case, diablos, no.

Mimi dio un suspiro de resignación antes de decirle que la esperaba abajo y que no tardara.
***
Lilith vio divertida como su madre abría cómicamente sus ojos mientras ella bajaba por las escaleras, al parecer Sasha también había notado que no llevaba el vestido que le habían comprado para la “fiesta”

De hecho, el vestido blanco que parecía sacado del baúl de su abuela, estaba escondido estratégicamente en su pieza, y ahora lucia un precioso y sofisticado vestido negro que era sostenido por una fina tirita a su cuello.

Todos tenían la boca abierta del asombro, por que no, no era nada común que se vistieran así, pero estábamos hablando de Lilith. La primera en aplaudir fue una pelinegra muy parecía a la cumpleañera, de enseguida todos aplaudían comentándolo bien que se veía.

Lilith puso los ojos en blanco pasando de largo frente a su madre y hermanas hasta quedar frente la misteriosa pelinegra.

¡Claire!

¡Lilith!

Woah, te ves fantástica.

Si, parece que no opinan lo mismo –dijo Lilith riéndose antes de darse una vuelta y que su vestido se moviese dejando ver parte de sus bragas, su madre dio un chillido escandalizado que hizo reírse más fuerte a Lilith.

Tú, chiquilla insolente, ve a colocarte el vestido que Sasha hizo para ti.

¿No era para la basura? ¡oh dios, perdóname, Sashita!

¿Lo… lo... botaste?

Claro que no, tonta. ¿Qué tal esta mi cabello?

Estas loca, Lilith, no se a quien pudiste haber salido…

Claramente no a ti, Madeline, deja a Lilith en paz debe disfrutar su cumpleaños… ¿o se te olvido?

Claire…

Perdonad la interrupción pero quiero conocer a mi futura nuera.

Lilith miró por encima de su hombro y dio una tambaleante sonrisa. Aquel hombre no era exactamente como ella lo esperaba… De hecho él era todo lo contrario. Parecía un jugador de rugby con lo grande y musculoso que era. Además era mono a su manera, guapísimo como él solo.

Un gusto, Lilith, soy Adam… Feliz cumpleaños.

Muchas gracias, es un gusto también. –Dijo ella lentamente, él le dio una sonrisa encantadora antes de ofrecerle su brazo.-

¿Te parece si damos un paseo? Para que hablemos sobre mi hijo.

Vale.

Caminaron del brazo hasta afuera de la casa, y por una extraña razón Lilith se sentía en cada momento mas y mas nerviosa.

Ya entiendo por que Josh parecía tan interesado en conocerte… eres impresionante.

Yo… gracias, supongo, pero no estoy interesada en su hijo.

Aun no lo conoces…

Y aunque lo conociera… No esta en mis planes de vida casarme y ser una estúpida dueña de casa como mis familiares. Quiero estudiar e irme lejos de aquí. Y casarme definitivamente arruina mis planes. No se que habrán hecho mis padres ara que usted aceptara, pero lamento decirle que no estoy nada, nada, nada interesada.

Ya veo, es una lastima, ¿no Josh?

Lilith cerró los ojos y suspiro girándose a ver al tal Josh y su boca se abrió tanto que creyó que su mandíbula se caería. Sin dudas, aquel chico tenia una grave enfermedad, por que mierda, él esta enfermo de bueno. Su cabello rubio era largo y estaba peinado en puntas, sus ojos verdes brillaban divertidos, y su apetecible boca estaba levantada en una media sonrisa de lo mas sexy.

Si, una lastima, papá. ¿Qué tal si nos dejas solo? Tal vez logre hacerla entrar en razón…

n-no… n-no e-es b-buena i-idea.

Mierda, no tartamudees, él creerá que eres retardada.

Como si importara lo que él piense, Lilith, es hora de coooorrreeeer.

mira, por si no te quedo claro yo no quiero casarme tu no quieres casarte…

Yo si quiero casarme.

¿Qué tu que? ¡Joder, chico, ¿Dónde tienes la cabeza?!

Justo aquí.

Lilith abrió cómicamente sus ojos antes de dar un chillido y retroceder.

¡Oye, pervertido, ten más cuidado donde pones tus manos! –dijo alejando rápidamente sus manos de su pantalón, tan roja que competiría con un tomate.- Y dejadme pasar, que no pienso quedarme en esta asquerosa fiesta.

U-uh, ¿sabes que si pones un pie fuera de esta casa, estarás jodida?

Yes, i know…

Pero, si sales conmigo nadie dirá nada. ¿Qué tal si vamos a un bar?

Buena idea, pero soy independiente, prefiero las cosas solas.

Hay cosas que son mejores hacer de dos, ¿sabes? –dijo él moviendo sus cejas sugestivamente.

¡Eres un pervertido!

Y tú eres jodidamente difícil, por eso me gustas. Claire te describió perfectamente cuando dijo que eras mi alma gemela…

¿Que ella qué?

Ah, ¿no sabias? Claire fue la que hizo que aceptara el compromiso.

¿Por qué? Ella no haría eso…

A menos que estuviese completamente segura, ¿no? Bueno, yo si estoy seguro, Lilith, y me gustas mucho... aunque déjame decirte que me gusta más tu cabello rubio y suelto, pero se ve bien con ese peinado.

Lilith se sonrojo y lo miro sorprendida.

Y-yo… ¡Bueno, ya, basta! Un gusto haberte conocido Josh, pero no quiero ni un compromiso.

¡Lilith debes venir a cortar la torta, estas retrasada!

¡Que se metan la torta por donde mejor les quepa! –Respondió Lilith antes de enfrentarse a su enojado padre que se acercaba como basilisco hacia ella.- Estoy harta de esto, ¿sabes? No soy como Sasha o Coleen, no voy a aceptar que dictes mi camino por que por si no te has dado cuenta estamos en el siglo XXI y tengo derechos… Ah, lo único que yo quería era un saludo, pero ustedes con sus estúpidos ideales tenían que hacer una gran fiesta y ¡Comprometerme! Por dios, ¡ustedes no están en su sano juicio! Infórmense, NO me casare y definitivamente NO seré como mis hermanas.

¡Vete a tu habitación! –chillo descontrolada su madre.

¡Feliz me voy, por que al menos en mi habitación no tendré que soportar sus estúpidas sonrisas cínicas y sus comentarios de falsa gratitud! –dijo Lilith caminando con su mentón en alto hacia la casa. Paso zumbando por el lado de sus llorosas hermanas y le dio una fugaz mirada su tía antes de salir corriendo a su pieza.

Se dejo caer sobre su cama y mirando el techo, se puso a reír feliz. ¡Había dicho todo! Ella por fin se desquito de todos sus años, rodó quedando boca abajo y se apoyo contra la almohada y grito feliz.

Libre…

Ella por fin era libre…
****

¡Fuera de mi casa!

¡No puedo creer que estés haciendo esto, es nuestra hija!

¡No, ella no lo es! ¡Vete, Lilith, sal de aquí!

Lilith frunció su ceño aferrando la pequeña maleta y levanto su cabeza con orgullo.

Por supuesto que me voy, caballero.

¡Apresúrate Lilith o perderemos el vuelo!

¡Cariño no te vayas!

¡Lilith!

Adiós, mamá. –murmuró Lilith antes de subirse en el auto de Claire y despedirse rápidamente de su madre, su tía acelero dando un pequeño chillido.

¡Libre!

Si, soy libre… -dijo Lilith sonando algo deprimida. Claire suspiro y dio una ligera palmadita en el manubrio.

¿Por qué no estas gritando con las manos en el aire y gritando alguna canción con todos tus pulmones? –preguntó la mujer mayor sonriendo, Lilith suspiro y miro hacia fuera.- tal vez… ¿te enamoraste?

Bah, ¿Cómo diablos podría enamórame? ¡Venga, súbele el volumen a la radio!

Claire rió divertida ante el cambio de actitud repentino de su sobrina. Cuando llegaron al aeropuerto Lilith bajo su maleta riéndose y bromeando con su tía, risa que manubrio cuando vio a nada mas ni nada menos que a Josh y Adam, Claire le dio un pequeño empujoncito.

Cariño, te presento a mi novio y a su hijo.

Woooah, alto… ¿Qué?

Adam, es mi novio hace tres años y Josh es su hijo…

Esto es sorpresivo. ¿Están viviendo juntos?

Sip.

Entonces…

Viviremos juntos. ¿No será divertido, Lil?

¡Claire, esto fue todo un plan de tu malvada mente!

Si, cariño, todo fue plan mío. ¿Pero conseguí las dos cosas que necesitabas, no?

Lilith se sonrojo al recordar la posdata de la última carta que se había enviado con Claire.

Flash Back

P.D: A menudo me pregunto cuando será el momento en que por fin pueda ser libre… libre de las cadenas que me apresan, libres de las cadenas que no me permiten amar y ser amada.

Fin flash back.

Si, lo hiciste, Claire.

Pft, eso es bueno por que diablos te raptaba si decías algo como “quiero volver a mi casa” –dijo Josh pasando uno de sus brazos por el hombro de Lilith, ella coloco sus ojos en blanco y golpeo el brazo saliendo rápidamente del abrazo.- por cierto, hoy te ves preciosa.

Ah, déjate de hablar mier-.

¡Señorita Lilith, no diga la palabra con “m”!

¿Mimi?

¿Quién en su sano juicio creería que yo seria capaz de hacer esto sola? ¡Mimi movió los hilos desde dentro de tu casa con la condición de traerla con nosotras! –dijo Claire mientras ella, Mimi y Adam se adelantaban riendo y conversando, dejando atrás a los mas jóvenes.

Así que… ¿ya aceptaste el compromiso, princesa? –pregunto Josh en un ronroneo sensual mientras mordisqueaba sensualmente su oreja. Lilih dio un chillido antes de caminar en grandes zancadas.

Ah, no, ni loca.

¡Eh! ¡Viviremos juntos, así que no te escaparas tan fácil de mí!

Sin dudas seria divertido muy vivir con ellos.
~

1 comentario:

Dulce Cautiva dijo...

Guau!, m ha gustado mucho. K final más inesperado... Así k todo era un complot d su tia Claire para liberarla d esa casa d locos... Vaya, vaya y ahora Johs tiene muuuuxo tiempo para seducirla ahora k viviran juntos, jejeje

Suerte con el concurso!.