viernes, 20 de mayo de 2011

Una mirada

Todo el salón estaba reinado por un inquietante y frustrante silencio. Nadie quería omitir algún sonido, ya que luego el profesor espetaría mas de sus idioteces, haciendo que la clase temiera por su ansiada excursión al siguiente día. Lo que mas deseaban era perder esas tediosas asignaturas y solo divertirse junto a sus amigos. ¿Que mas se puede pedir? No clase + excursión + amigos = día perfecto. Un murmullo resonó en las cuatro paredes, captando la furiosa mirada del maestro, el cual se giro de inmediato y miro al grupo de chicos que estaba casi hasta el fondo, los cuales se mantenían ocupados con otra cosa.


-¿Que hacen?- espeto el hombre que dirigía la clase. Les lanzo dagas con los ojos al cuarteto y luego se acerco a su lado- ¡QUE NO SE PUEDEN CALLAR!- grito este colérico, todos en aquel lugar pegaron un brinco del susto y dirigieron su mirada aquella escena. Los cuatro chicos conformados por un rubio con unos aires un poco homosexuales, un castaño demasiado pálido,  un pelirrojo pecoso y un moreno un poco distraído, lo miraron perplejo y sin entender la situación... el profesor les gritaba porque veían un papel al mismo tiempo, patético.


-Profesor por favor...- soltó el rubio de una manera bastante extraña. El hombre calvo clavo su mirada burlona en ellos y sonrió mostrando los dientes.


-¡Pff! Seguro que ninguno de los cuatro tiene novia.- rezongo el hombre mirando parcialmente a cada uno de los jóvenes.


El castaño sonrió tímidamente y bajo la cabeza intentando fingir que leía algo en su cuaderno, el pelirrojo se sonrojo haciendo que sus mejillas tomaran el mismo color que su pelo, el rubio dramatizo una expresión demasiado ridícula para ser explicada... pero por otro lado el moreno solo llevo su vista al frente clavando su mirada en la pelirroja, que miraba expectante aquella escena con una mueca de ese-tipo-es-un-animal... durante lo que parecieron años sus ojos se conectaron, sintiendo que ambos se perdían en los del otro y todo lo demás dejaba de existir. Los ojos avellanos del moreno brillaron y los ojos verdes de la pelirroja quedaron  asombrados. Para ellos se sintió como años, mas sin embargo solo habían pasado un par de segundos. De un momento a otro la chica giro su mirada, casi ocultando su rostro, el cual había tomado un adorable color en conjunto con su larga melena. El moreno sonrió de una manera casi imperceptible y luego giro su vista a su amigo rubio. 


-OBVIO QUE NO.- grito el rubio, dejando casi en ridículo a sus amigos... los cuales lo miraron de una forma de esta-tarde-sera-tu-muerte-pendejo. Todo el salón rompió en carcajadas. La chica giro de nuevo su vista y rió con el resto, aun algo temerosa miro al chico de ojos avellana... lo cual hizo ruborizarla mas, ya que el tenia su vista en ella.


Una mirada dice mas que mil palabras. O tal vez no y solo me equivoque. 


N/A: NO PIENSO DECIR NADA. PORQUE ¡AHHH! ESTOY CONFUNDIDA. CONFUNDIDA UN CARAJO, MEJOR OLVIDEN TODO ESTO. si esto paso en la vida real.

1 comentario:

Gise dijo...

¡Hola! Me encanto, sencillamente me gusta mucho la forma en que narras tus historias =).
Estas confundida xD jajaja, no te preocupes a mi pasa exactamente lo mismo. Y es cierto aquello que has planteado una mirada dice más que mil palabras, pero a veces temes confundir =).
Pero bueno, a mi me encanto este pequeño oneShoots.
Gracias por siempre alegrarme el día.
Te cuidas, y adiós.