domingo, 29 de mayo de 2011

Nothing's ever Perfect


Tomo una calada de lo último que quedaba de su cigarrillo y sin más expulso aquella espesa neblina de humo que se escapo de sus finos labios. Miro a su izquierda y reconoció al instante la figura masculina que se acercaba a ella. Una sonrisa ladina surco sus labios y de un movimiento aplasto el cigarrillo con la suela de su zapato.

-Freds.- susurro esta sin mirarlo. El chico de piel morena la observo por unos segundos, para luego tomar un trago de su botella de vodka.

-Eff.- regreso aquel saludo con el mismo tono burlesco con el que ella inicio.

-¿Cómo te fue en tu cita?- inquirió ella luego de haber pasado unos minutos, donde ambos adolescentes no pronunciaron palabra alguna. Solo se dedicaban a compartir el licor.

-Fue una total mierda.- aseguro este sonriendo divertido. Freddie nunca habia pensado que una cita podía llegar a tan alto nivel de incomodidad y a la vez de porquería. Porque eso es lo que habían sido esas dos horas, una completa y rotunda porquería.

-¡Ja! Lo imagine.- ironizo ella mientras veía el techo.

-Gracias por tu apoyo.- espeto irónico poniendo sus ojos en blanco.

-¿Apoyo? ¿Quién fue la que te dijo que no salieras con esa zorra? Y ¿Quién no me escucho?- contraataco clavando su mirada en el. Effy puede ser muchas cosas, pero nunca mentirosa.

-Que mas da… espero nunca volver a encontrármela.- sentenció volviendo a tomar otro trago.

-Freds si sigues así terminaras soltero hasta, no sé ¿Qué te de algo?- la chica giro un poco los ojos y contuvo la risa que quería escapar, pero la situación estaba tornándose cada vez mas graciosa y las expresiones de él no ayudaban para mucho.

-¿Y qué me dices de ti? Señora no creo en el amor.- rio amargamente y la miro a los ojos. A sus perfectos ojos turquesa.

-Es cierto, no creo en el amor y nunca creeré.- contesto con simpleza, encogiéndose de hombros.

-¿No crees que estas siendo un poco extremista?

-No. Es una mierda y no me gusta la mierda.- volvió a encogerse de hombros y asentir.

-De acuerdo. Bueno que más da, ve a dormir mañana iniciaremos el instituto.- anuncio levantándose de la cama de la joven y caminando en dirección a la puerta. La chica no dijo nada solo lo miro como si fuera algún tipo de extraterrestre. El sintió su mirada y la observo- ¿Qué?- pregunto.

-¿Desde cuándo eres tan responsable? Y ¿Desde cuándo crees que me voy a dormir a esta hora?- sus cejas se alzaron en una expresión altanera y lo miro casi riéndose.

-¡Oh jodete!- espeto entre risas.

-No gracias, luego. Pero de acuerdo me iré a “dormir”.- hizo comillas aéreas con sus dedos- Buenas noches Freds.- se acomodo en la cama y lo miro.

-Buenas noches Effy.- susurro este saliendo y cerrando a sus espaldas. Su espalda se apoyo de la puerta y luego un suspiro profundo resonó desde su pecho. Tal vez sería mucho más difícil de lo que el creyó.

Eff dejo de observar la puerta cuando esta estuvo completamente cerrada y regreso su vista a la ventana. Al exterior. Viendo como la noche se extendía ante ella, al igual que las estrellas y justo en el centro la enorme y redonda luna. La chica toco justo en el lugar donde el vaho se hacía notar, cuando su respiración golpeteaba la ventana. Hizo cientos de formas y garabatos sin sentido, tratando de matar el tiempo y de entretener su mente durante un rato, tal vez logrando conciliar una gota de sueño… pero todo fue en vano.

Sin notarlo y como si tuvieran vida propia, sus pensamientos fueron volando a una época donde las sonrisas siempre estaban y la inocencia era compañía. Justo en su cumple años numero 10, Eff era una chiquilla vivas y feliz, tenía todo lo que siempre deseo, una familia unida. Aun recuerda como si fuera ayer los momentos donde sus padres la llevaban al parque y su hermano mayor la protegía de los monstros bajo su cama. Una vida normal, feliz… ¿Qué más se podría desear? Una sola palabra, Eternidad. Toda su felicidad se espumo al poco tiempo. Su hermano se tuvo que ir asegurando que algún día volvería y no mucho tiempo después sus padres murieron. Lindo ¿cierto? ¿Cómo se puede pasar de un cuento de hadas a un total infierno en segundos?

En ese caso Effy es la indicada para responderte esa pregunta y aun así no sufre… o eso es lo que ella intenta parecer. Ahora sus sonrisas son fingidas, sus comentarios sarcásticos, sus miradas burlonas y sus palabras con doble filo. Una completa ternura. Claro todo se volvió a intensificar con la pérdida de su mejor amiga, Pandora. Ya irán entendiendo porque Eff podrá ser una completa perra en ocasiones y bastante traicionera cuando se lo propone.

La ojiazul agito la cabeza de un lado a otro, esos son pensamientos que no se puede dar el lujo de recordar. Ya que eso la hace débil y prefiere matarse antes de demostrarse sumisa e indefensa.

Cuando al fin regreso a la realidad, pudo notar como en el vidrio estaba escrito con su perfecta caligrafía “Freds”. ¿Qué mierda? Sin dudarlo ni un segundo borro aquello de un movimiento y se acostó de espaldas en la cama. Tal vez no tiene sueño, pero se obligara de alguna forma a encontrarle.

-Que le den.- gruño entre dientes, cerrando los ojos con fuerza y ocultándose bajo las gruesas frazadas. Los segundos transcurrían, para luego convertirse en minutos y luego en horas. Al ya volverse a girar por cuarenticima vez en el colchón, decidió mirar la hora de su celular, las 4 de la madrugada. Genial, simplemente genial. Ahora el siguiente día andaría con una cara resacosa y una actitud de mierda.

-Qué más da.- finalizo ya agotada del intento de dormir. Se quito las sabanas y se sentó de nuevo mirando al exterior. Aun la oscuridad reinaba y la tranquilidad la torturaba. Prácticamente estaba encajando las uñas sobre el colchón, para no levantarse e ir a la habitación de Freddie a acurrucarse con él. De nuevo. Suspiro.

Se dio cuenta que ya no tendría nada que perder, si dormía las cuatro horas que le quedaban su humor haría que hasta el más duro temblara de rodillas… pero si se quedaba así tal cual estaba sin dormir posiblemente luego estaría arrastrándose por los pasillos, pero es mejor la segunda opción. No tiene nada que perder. Solo luego deberá soportar las reprimendas de Freds, sin embargo con una carita tierna y una disculpa, todo se soluciona. Bueno comúnmente, hay veces que las cosas son más complicadas.

Abrió la ventana de par en par y con agiles movimientos salió por esta. El frio la envolvió provocando que un escalofrió le recorriera el cuerpo y la oscuridad se hice presente con mas fuerza.

Se sentó con calma sobre el plano tejado y dio una mirada al horizonte perdiéndose sin punto fijo en este. Como siempre no habia nada nuevo en aquella fría y pacifica noche en Bristol-Inglaterra. Nada. Lo único que le daba un toque diferente era que la chica estuviera ahí sobre un techo a mitad de la madrugada. Sin embargo a ella parecía darle igual, más bien se veía cómoda y reconfortada. Como si aquel clima casi congelador y esa tranquilidad fueran cosa de todos los días. En realidad, son cosa de todos los días en su vida, lo único que lo hace diferente es Freddie.

Al pasar el rato, de entre su chaqueta de cuero tomo una cajetilla metálica. De donde extrajo un poco de hierba colocándola justo entre sus labios, para luego buscar un encendedor. Intento encender la llama aun protegiéndola con su mano, pero esta no parecía querer salir. De la nada, casi por arte de magia apareció un encendedor con la llama a todo su potencial, Effy encendió el pitillo y dejo que el humo la calara hasta lo más profundo, para luego exhalarlo dejando que este dejara su olor típico.

-Pensé que te ibas a dormir.- murmuro ella al cabo de unos minutos.

-No pude, mis pensamientos no se callaban.- confeso con tranquilidad aceptando la hierba y fumándola con calma. Ella rió entre dientes.

-Tranquilo no eres el único.- lo reconforto, atreviéndose a mirarlo a los ojos y sonriendo de lado.

-Eso me hace sentir tan bien.- soltó irónico, expulsando el humo a escasos centímetros de la cara de Eff, la cual abrió los labios sin importarle nada, aspirando aquella nube, para luego botarla en dirección del horizonte.

-Debería.- la chica se encogió de hombros y dejo su mirada posada al frente.

-¿Debería? Eff apenas sobreviviremos a este primer día, bueno no creo que sea tan complicado... en fin joder, me estoy contradiciendo yo mismo. Solo quiero ver tu cara a las doce del medio día.- sonrió burlesco soltando una leve carcajada. La ojiazul lo miro y sin esperar le propino un golpe en el hombro a Freds.

-Eres un idiota.- lo insulto para luego cruzarse de brazos. No lo negó, porque sabía que sería cierto... pero su orgullo siempre ante todo.

-En fin, la mía será peor... al menos tu usaras maquillaje, yo pareceré la reencarnación viva de algún zombie.- hizo una mueca y luego suspiro un poco de humo. Ella le arranco el pitillo y le dio la última calada para luego botarlo a algún sitio. Contuvo la nube en su interior y sin previo aviso se acerco lo más que pudo a Freddie. El al principio quedo paralizado, pero volvió en sí, cuando noto como ella expulsaba el humo. El entre abrió los labios y dejo que todo pasara para luego volver a expulsarlo pero con más lentitud. Aun el rostro de Effy se hallaba a milímetros de él y sus miradas estaban conectadas.

-Buenos días Freds.- fue todo lo que ella susurro, antes de girar el rostro y depositar un suave beso muy cerca de los labios de él. Se levanto con pasos ágiles y sin más entro por la misma ventana.

Freddie se quedo mirando por el lugar donde ella se fue y estuvo consiente cuando noto como ella le guiño el ojo al cerrar la ventana. El gimió vencido acostándose sobre los fríos tejos. Si es un imbécil, un gran e infeliz imbécil. ¿De verdad hubiese acortado la distancia que los había separada cuando ella se encontraba a milímetros? Maldición, el sabe la respuesta pero prefiere mejor no encontrar la verdadera.


Amores de mi vida, ps si aquí de nuevo metiéndome en la compu como puedo, porque sigo teóricamente castigada... en parte, es complicado. En fin, por mi ausencia decidí traerles el primer cap de mi adorada historia NEP, la que amo con mi alma... a demás que no tenia mas nada que publicar. Bueno me retiro, sin mas recuerden que el concurso acaba el TRES DE JUNIO y el CUATRO comienzan las votaciones al igual que se publican todos los relatos. Me despido con el permiso de ustedes. Las quiero mucho a todas se me cuidan y chaii :3

3 comentarios:

suzette dijo...

*Saludando* Simplemente ansiosa esperando el sig. cap. ¡Me encantó!
P.D. CONCURSO:
Algo que ha salido de mi mente, algo que tenía ganas de hacer, imaginación, solo eso.
Espero te des el tiempo de participar, puedes checar la entrada "Concurso" en mi blog para ver las reglas, premios y demás.
Es todo...
Disfruta de la vida como si cada día fuera el último <3
Nos estamos leyendo
Con cariño

Gise dijo...

¡Hola! ¿como estás? Yo estoy aquí, leyendo el primer capitulo de tu historia, el mismo que me ha encantado =D. Espero que el segundo no tarde demasiado, es broma, tu tranquila escribe cuando puedas, que yo te seguire leyendo. Y te dire una vez más que me fascina la forma en que escribes =).
Bueno, espero te encuentres bien, y que pronto te levanten el castigo =).
Te cuidas mucho, y adiós.

Annie dijo...

Hola :)
Ando nueva por aquii
y me alegra que apenas estes empezando la historia :)
Ya vi los personajes ...me gustan y las descripciones.

Me encanta la forma en que escribes y este nuevo cap fue dulce, emotivo y tierno. Quiero saber mas sobre lo que le paso a Pandora y que ha pasado con su hermano?...todo :)
quiero ver q pasa con Freddie ...!!
Ya te sigo y te enlazo ;)
Besos
y espero q publiques pronto ;)