viernes, 1 de abril de 2011

Secreto entre Amigos



Capitulo 7: Si lo pierdo mi vida se acaba


Mis manos temblaban tanto que no supe cómo no me mate haciendo piruetas en la pista, pude haberme matado... estoy exagerando, pero si me pude haber herido gravemente o simplemente fracturado por culpa de mi nerviosismo y desconcentración. Malditos hombres, hacen que me ponga así. Bueno no, no exactamente los hombres, sino ese trío que me trae de pelos de punta... Anthony con sus sonrisas tiernas, Caleb con sus miradas inquisitivas y Gaspard con su ausencia deliberada. Están apunto de matarme, sobre todo mi mejor amigo no hago más que pensar en la forma que me miraba... con tanto odio y frialdad. Nunca en mi vida lo había visto así, ni siquiera tratándose de mis ex's, tal vez lo que más le molesta no son ellos sino la mentira y lo entiendo de verdad, nunca debí mentirle mucho menos a la persona en quien más confió y que tiene mi vida en sus manos. Ya que sin él y su apoyo muero literalmente. 

Mi vista se mantuvo la mayoría del tiempo en la puerta esperando, esperando a que el regresara. Pero no fue así, no volvió a entrar. Merezco su odio, merezco sus palabras, merezco si no me quiere hablar más en la vida... lo que hice fue demasiado fuerte y tal vez esa sea la última, no puedo soportar más peleas por temas similares. Gaspard me necesita y yo lo necesito, el es mi alma gemela... no en forma romántica, el es la parte que me complementa, el que me detiene en mis momentos desenfrenados, que me baja de las nubes y mantiene mis pies bien pegados en la tierra, el que me comprende y apoya no importa lo descabellado que sea el momento, el que me ve como en realidad soy y no lo que aparento, el que sabe que dentro de mi solo existe una chica asustadiza e indefensa y no la chica dura y superficial convidada con zorra que todo el mundo cree, el que entiende como en realidad me siento y comparte hasta mis lagrimas por eso, es simplemente él. Gaspard, mi Gaspard y nadie puede cambiar eso. Mucho menos unos acostones y tengo mucho miedo de lo que pueda pasar. 

Sin querer tropecé con un bastón y de un momento a otro todo el gimnasio quedo callado, nadie dijo nada, todos mantenían la mirada fija en mi o intercambio significativas, no les preste atención... no lo merecen, la gente solo vive en chisme y se alimenta de eso. No les daré una razón por la cual hablar, no me importa si comentan de esto simplemente no quiero que vean mi  vulnerabilidad porque se perfectamente que todos vieron lo que paso antes con Gaspard, no quiero que vean lo débil que soy... no estas personas. Una mano interrumpió mi campo de visión, sin pensarla la tome y de un tirón este me levante. Sonreí tímidamente y como pude murmure un tonto "gracias", haciendo que mis mejillas se colorearan un poco. Rápidamente solté nuestro agarre ya que corrientes eléctricas traspasaron nuestras manos unidas, haciéndome sentir extraña. Ya para ese momento todos habían vuelto a sus cosas. 

-De nada.- susurro Anthony con una deslumbrante sonrisa. Sus ojos me miraban de una forma que no sabría como explicarla, tal vez dulce o feliz... hasta podría jurar que tenia amor. No, no, eso es imposible. Ya estoy comenzando a imaginar cosas, perfecto. 

-Mmm... Bueno.- no sabía con exactitud qué decir, sus ojos me mantenían prisionera y no podía dejar de apreciarlos. 

-Yo mejor me retiro para que sigas con tus cosas.- se disculpo, llevando su mano a su nuca y rascándola con nerviosismo. Asentí y en forma de despedida me dedico una tierna sonrisa. No se si soy yo o Anthony esta algo diferente, puede que sea así y me encanta. Se despidió de la mano, yo imite su gesto y sin más se giro de regreso a su lugar. 

Suspire aun quedaba una media hora y ya no podía seguir en este sitio, quería salir corriendo y ocultarme en algún lugar, llorar hasta que no quedara nada dentro de mí y luego intentar no mirar a los ojos a nadie. Preferiría que el lugar para ocultarme fueran los brazos de mi mejor amigo, pero ya veo que no podrá ser así.

-Britt.- ese llamado me asusto, salte en mi lugar y busque el dueño de la vos. Justin. El cual sonreía abiertamente. 

-Dime...

-Antes no querías hablar conmigo... ¿cierto?- pregunto extrañado. Me golpee mentalmente, cierto había olvidado que debía contarle acerca de la mentira, pero ya ahora no importa.

-No, no importa no es nada importante.- intente sonreír pero al parecer solo salió una mueca ya que él se preocupo. 

-¿Segura?

-Sí, no te preocupes anda ve con tu chica.- lo moleste tratando de alejarlo. El rió divertido y sin más se fue. Suspire, creo que ya perdí la cuenta de cuantas veces he suspirado. Ya no puedo más con esto, debo largarme.

Salí del gimnasio, sin importar si lo notaron, sin importar los murmullos, sin importar mis amigos, sin importar si los "profesores" lo notaron, sin importarme nada. Necesitaba un lugar calmado y acogedor con urgencia y no seguiría permitiendo el reprimir tantas lágrimas y dolor. Ya me canse de ocultarme tras una fachada, ya no puedo seguir ocultándome y fingir siempre sonrisas, fingir perfección y fingir cosas hasta con mis amigos. Tal vez sea tiempo de que la verdadera Brittany salga. 

Corrí por el instituto, recorriendo pasillos tras pasillos buscando algún lugar. Al fin encontré un salón vació... que para casualidades de la vida es el aula de química, en conclusión el salón de Anthony. Entre sin más y cerré de un tirón, con piernas temblorosas y sollozos fuertes me aventé a una esquina llorando como nunca lo había echo en mi vida, sacando todo lo que tenía por dentro... todo el dolor que llevaba guardado durante años. Llore y llore. Ya no me queda nada, si pierdo a Gaspard lo pierdo todo. Lo necesito, necesito de mi mejor amigo, de mi hermano, de mi confidente. 

Un chasquido irrumpió en el lugar, no me gire no me importo mucho quien haya sido el que entro a presenciar mis penas. Unos pasos resonaron y una respiración. ¡¿Por qué nunca me dejan sola?! ¿Por que cuando intento desahogarme alguien me interrumpe? ¿Por qué les encanta joderme la vida? ¿Por qué no se van y se meten en sus propios asuntos? La gente siempre es igual. Alguien coloco su mano en mi hombro y de un jalón me hizo girar para encararlo, no pude definirlo a causa de mis lágrimas. 

-¿Te encuentras bien?- pregunto alarmado. Reconocí la voz, bueno debí imaginar que era el... Anthony. No logre encontrar la voz para responderle así que solo negué débilmente. Sin más el me envolvió entre sus brazos, yo lo rodee con los míos y descanse mi cabeza en su pecho. Como necesite de un abrazo. 

Sus brazos me acogían con fuerza mientras me mecía lentamente, su cabeza descansando entre mi pelo y sus manos acariciando mi espalda. Me entregue en ese abrazo, lo apreté contra mi con fuerza haciendo que mis lagrimas solo empaparan su camisa lo que a el no pareció molestarle, cada vez que un fuerte sollozo se escapaba de mis labios, el murmuraba un "No llores por favor, yo estoy aquí y te protegeré"... de verdad creí en sus palabras, sonaron tan puras que no me hizo dudar en ningún momento. Me sentí segura, amada, cuidada y sobre todo acompañada... no que era yo contra el mundo, que había ese alguien que me sostendría de la mano y a mi lado me ayudaría hasta el final. 

¿Cuánto tiempo estuvimos así? Ni idea, parecieron horas... creo que hasta tal vez me salte la hora de la salida, pero no importa. Cuando al fin logre controlar un poco mis lágrimas, me separe lentamente de él encontrándome con sus penetrantes ojos azules. 

-¿Estas mejor?- pregunto mientras limpiaba el resto de mis lágrimas con su pulgar de manera tierna.

-Un poco.

-Mira Brittany, sé que no tenemos una confianza de años y se que somos profesor-alumna, pero quiero que sepas que tienes todo mi apoyo y cuando necesites hablar o desahogarte. Cuenta conmigo porque siempre estaré para ti, nunca lo dudes cariño.- susurro mirándome fijamente a los ojos haciéndome sentir en las nubes. Nadie a demás de Gaspard o mis amigos, se había preocupado tanto por mí. Es tan tierno.

-Gracias profesor.- respondí sonriendo con sinceridad.

-Por favor, llámame Anthony.

-De acuerdo Anthony, muchas gracias de verdad.- volví a abrazarlo. Necesitaba de sus brazos me encantaba la sensación que deja en mi cuerpo y la manera en cómo me hacía sentir flotando entre las nubes. Especial, así me siento. 

-No hay de qué pequeña... Oye creo que ya todos se fueron ¿Quieres que te lleve a tu casa?- se ofreció y de verdad le agradecí, según yo Gaspard debe andar perdido en algún lugar y esperar por mi es lo último que en estos momentos haría. 

-Por favor.

-Bueno busca tus cosas, te espero en el aparcamiento.- me aseguro. 

Me dirigí a los vestidores, debía cambiarme y buscar mis cosas. Camine por los solitarios corredores hasta llegar al gimnasio, entre en mi destino y con rapidez me cambie a mi atuendo de la mañana. Luego me acomode un poco y me maquille, lucia espantosa como un zombie. Me agite un poco el pelo y sin más tome mis cosas para regresar. Intente abrir la puerta pero no lo logre, la empuje con todas mis fuerzas pero nada. Alguien la había cerrado dejándome acá encerrada. Okey, es momento del pánico.

-¿Hola? Hay alguien ahí.- grite tratando de llamar la atención de alguien mientras golpeaba la puerta. Nada- ¿Alguien?- seguí sin respuestas- ¡Anthony!- grite con todas mis fuerzas en un esfuerzo vano que sabía que no lograría, bueno tal vez cuando note que no he regresado me busque. Mejor lo espero.

-¿Anthony? ¿Es en serio?- escuche una voz masculina proveniente de la oscuridad, de un brinco me puse en guardia. Mierda.

-¿Quién eres?

-¿Que ya no me recuerdas?- pregunto sínicamente la voz mientras la sombra iba creciendo en la oscuridad.

-Deja de esconderte y da la cara infeliz.

-¡Oh Britt! Ya no me recuerdas hieres mis sentimientos. Menos mal que yo si te recuerdo.- rió burlón hasta por fin salir a la luz. Vi su rostro y sentí como todos los vellos de mi cuerpo se ponían en punta. Un frió me recorrió la espalda. ¡No puedo creer que sea el! Mierda ¡Ahora sí que estoy jodida!




Holii a todas *-* como estan corazones mios? espero que bien :D. Bueno notaran que estoy feliz, si eso se debe que ando inspirada con esta historia xd y mientras mas pronto la acabe, mas pronto comenzare con la otra que les mencione estos dias *-*. Aja, ojala les haya gustado el cap y hayan entendido un poco... tal vez Britt si tiene corazon despues de todo y Anthony sea algo diferente. Pero yo mejor me callo. Ahhh! les iba a contar sobre la portada de ROSA NEGRA, bueno si la gane en un concurso de san valentin... en realidad no lo esperaba pensé que mi OS habia quedado algo patetico pero para ellas no fue asi y estoy demasiado feliz por eso :3. Gane esa espectacular portada, gane una imagen del premio de primer lugar, gane publicidad durante un tiempo... En la siguiente entrada que colgare unos premios, les mostrare la del primer lugar es hermosa ellas tienen un don para editar increible. Hablando de la otra entrada GRACIAS *-* a Aphro y Aurorita por los premios $: en la proxima entrada los cuelgo... son un sol ustedes dos de verdad :D. Bueno creo que ya no tengo mas que decir, me doy cuenta que escribo mucho...en fin, comenten por fis solo quiero saber que opinan de esta disfuncional historia xd. Las quiero con mi alma y se me cuidan okey. Denle psj chaii :3

2 comentarios:

Nadia dijo...

Ay *.* Me E-N-C-A-N-T-A Secreto entre amigos :P soy de Argentina...jaja no hacia falta pero la historia es re baba :P me re encanta y siempre entro al blog

F3rNandA Ptt ♥ dijo...

Es una de mis historia favoritas:3 la adoro pero lo malo es qe ya no publicas:( yo entraba mucho a tu blog pero lo deje xqe ya no publicabas luego x casualidad me tope con el y vi que publicaste pero ahora no se si vas a continuar me encanta encerio esta genial y me gustaría qe siguieras:)