viernes, 5 de noviembre de 2010

Capitulo 1: Primer dia, Nuevas Experiencias. (Primera Parte)





Diez años después...

- Ya esta - John bajo el extintor y lo regreso a su lugar (debajo de la mesa) y me miro con una ceja levantada.

- No fue mi culpa - dije yo para defenderme.

- Entonces mágicamente se prende en llamas la pizza.

- En cierto modo es verdad - yo me deslice en la silla mirándolo con ojos de cachorro - yo solo intentaba calentarla.

- ¡Para eso existen el horno y el micro-ondas! - dijo John exasperado.

- Pero si me dices que quieres que practique con mis poderes y yo veo una oportunidad. ¿Por qué no tomarla?

- Porque sabes que puedes incendiar la casa! - pincho el puente de su nariz con el dedo índice y el pulgar. Como si de repente tuviera dolor de cabeza- mañana empiezan las clases en Reedwood y quiero que vayas. Te tendrás que comportar.

Me pare de la silla y empecé a caminar hacia el pasillo.

- Bien, pero cuando un escritorio salga volando o en llamas no me digas nada.

- Amelia...-dijo el amenazante.

Entre al cómodo cuarto que tenia. Las paredes verdes maltratadas y pintada muchas veces debido a los accidentes que he tenido en el cuarto. La cama color blanco con una colcha del mismo color. Sinceramente mi color favorito era el blanco. Eso había pasado luego de que lo neutral se convirtiera en mi mejor amigo. Mire la única foto que tenia de mis padres. Estaba en la mesita de noche que estaba al lado de mi cama.

Esta era la segunda vez en la que tenía que cambiarme de escuela, debido que cuando se enteraban de mi peculiaridad los chicos intentaban hacerme enfadar, llorar y esas cosas. Yo solo esperaba que pudiera pasar este año tranquila.

- Amelia, es hora de dormir. Te quiero bien despierta mañana para el colegio- dijo John desde el otro lado de la puerta.

- Sabes que lo hare, buenas noches.- dije mientras apagaba la luz y me metía en el cómodo colchón para poder descansar un poco. Logre evadir los sueños y desperté muy temprano.

Me metí en mi baño, me di una ducha con agua normal (tener poderes sobre el frio o el calor si ayuda). Salí y me dedique a alisar mi cabello. Este era largo hasta la espalda baja, de color marrón suave con un toque rojizo, enmarcando mis ojos con el mismo tono extrañamente de un avellana con rojo. El suave bronceado de vacaciones me hacia aun mas esbelta de lo normal. Arregle mi pelo en una cola de caballo. Me puse unos jeans, mi camisa favorita con poco escote color negro y mis tennis nuevos. Tome el bolso preparado desde el día anterior (muy temprano, si se me permite decirlo) y salí de mi habitación.

John estaba en la cocina con su habitual café en la mano. Llevaba unos jeans y una camiseta negra como la mía. Habíamos descubierto que nuestros gustos eran muy parecidos en cuanto a la ropa. Aunque él algunas veces había insistido en querer cómprame vestidos y que pareciera "femenina" de la manera en que mis padres hubieran deseado. Yo me había negado rotundamente.

El me miro y sonrió.

- Café?- me entrego una taza a medio llenar con mucha leche y café bien cargado. Me la tome rápidamente y me limpie la boca con una servilleta. El hiso una mueca.

- ¿Quieres que te lleve o vas sola?- eso se notaba que era incomodo para él. Pero yo no tenía ganas de caminar.

- Si por favor me dejas una cuadra antes, estaría bien. No quiero correr.

- Vamos- él se termino lo poco que quedaba de su café. Agarro las llaves del Mercedes-benz y salimos del edificio. Vivíamos en el primer piso así que no teníamos problemas con ascensores.

El colegio quedaba a diez cuadras. John decidió déjame en frente de la entrada. Todos miraban el auto negro y cuando vieron que era una chica nueva la que salía se impresionaban. Aunque había un autobús la mayoría de último año tenia carro. Yo me despedí amablemente de John y entre en el gigantesco campus.

Mi misión: Encontrar la oficina del decano.

Cosa que no fue tan difícil. La oficina quedaba justo en frente de la entrada principal.

El decano "Rivers" no era nada de que comentar. Era bajo y calvo en la punta de la cabeza. Unos lentes en el puente de la nariz.

Salí de la oficina con un horario y un pequeño trozo de papel con direcciones hacia mis clases.

Estaba tan centrada en los dos trozos de papel que no me fije en el.

Sentí murmullos de los estudiantes a mí alrededor. Deje que una burbuja me recubriera haciendo las palabras simples aleteos de mosquito para que no me afectaran. Pero eso me impidió fijarme en el.

En un momento caminaba en dirección a mi primera clase: educación física. Y al siguiente estaba tropezando con alguien. Caí hacia atrás y el cayo con migo. El golpe me dolió en toda la espalda, pero yo ya me había fijado en el. Cayó encima de mí, apoyándose de sus brazos para no aplastarme. Su pelo negro como la media noche caía en pequeños hilos sobre su cara. Sus ojos azules tenían un destello brillante. Su cuerpo tan cerca del mío emanaba calor, confianza y gracia.

Por mis venas corría fuego. Si no se quitaba de allí juraba que pronto de mis dedos saldrían llamas.

Nuestras miradas se penetraban mutuamente. El estaba muy consciente de que todo el mundo miraba. Me dio una sonrisa con una dentadura perfecta y brillante. Dios, tenía que hacer algo. Su cuerpo calentaba más el miO mientras me seguía mirando atentamente. Yo aclare mi garganta.

- Podrías pararte?- hice ademan de no respirar- no puedo... Respirar.

El reacciono y se levanto ágilmente. Me ayudo a pararme y me devolvió mis papeles.

- Lo siento, no te había visto - me sonrió y me alzo la mano - mi nombre es Gabriel.

Yo le tome la mano y le di un apretón.

- No hay problema, yo me llamo Amelia.

- Eres nueva aquí. ¿No?

- Si - sentía como el calor aun quemaba en mis venas. También sentía como la sangre coloreaba mis mejillas.

- ¿Qué clase tienes ahorita?

- Educación física.

- Mmm... ¿Me prestas tu horario?

Yo se lo entregue. Después de revisarlo él me sonrió.

- Tenemos química, hora de estudios y historia del mundo juntos.- yo revise. Las últimas tres horas de mi horario y estaría con Gabriel.

- El gimnasio esta al final del campus. ¿Sabes cómo llegar?

- Supongo que sí.

- Eh! Gabriel, hermano - un chico menudo le tomo del cuello con el brazo.

- Entonces nos veremos luego- dijo él y empezó a caminar con el chico desgarbado que nos había interrumpido. Era consciente de todas y cada una de las miradas centradas en mí. Empecé a caminar hacia el gimnasio con la esperanza de un resto de clases normal.
b¾a
Entre en el vestidor y busque el numero 13. Mi locker. Supuestamente habían colocado un nuevo uniforme con mi talla adentro. Mientras me preguntaba cómo lo habían conseguido abrí el locker y encontré el uniforme.

Eran unos shorts azul marino y una camiseta blanca. Suerte que había traído mis tennis.

Salí del vestidor y me uní a un grupo de estudiantes centrados. Me quede por el borde del grupo. Nadie me hablo, y yo estaba feliz por ello.

Sonó el silbato y todos se volvieron al entrenador.

- Bienvenidos sean a un nuevo año. Soy el entrenador Flink. Para los que no me conocen. Hoy comenzaremos con aptitud física. Primero la lista.

Reviso en la carpeta. Yo ya sabía quién sería la primera.

- ¿Amelia Blackburn?- dijo el entrenador Flink.

- Aquí.-dije yo sin muchas ganas.

- Eres nueva, ¿no?- dijo fijándose en mi y reconociendo nunca haberme visto.

- Sí, me trasladé desde el instituto Bridge Bride.

- Ah - eso lo explicaba todo según él. El instituto Bridge Bride era conocido por el equipo de animadoras.

Un suave murmullo se inicio detrás de mi. Pero el entrenador no le dio tiempo de expandirse. Siguió con la lista y yo deje a mi mete vagabundear con la certeza de que no me volverían a llamar. Ya no tenía que estar atenta hasta que el silbato volviera a sonar para darle inicio a la clase.

- Amelia, tu comenzaras - dijo el entrenador después de sonar el silbato - quiero que des tres vueltas a la cancha, te tomare el tiempo.

Asentí, el profesor decidió hacer una lista para poder hacerlo seguido y ahorrarse más tiempo. Mientras tanto yo me posicione en la salida y me estire.

En dos minutos ya estaba en posición de inicio y el profesor con el cronometro en mano dio la instrucción de que al silbato corriera. Todos mis músculos se tensaron en anticipación. Ya había hecho esto muchas veces. El profesor tomo aire. Mis músculos reaccionaron de nuevo. Empezando a tirar hacia adelante.

Sonó el silbato.

Me impulse totalmente hacia adelante. Mis músculos tensándose y relajándose al mismo tiempo mientras corría lo más fuerte que pude. Pase la primera vuelta.

La adrenalina corriendo por mi cuerpo, ningún sentimiento. Ningún pensamiento. Solo el balanceo de mis brazos al ritmo de mis piernas.

Pase la segunda vuelta.

Mis pulmones ya quemaban. Pero nada podría detenerme. La adrenalina impulsaba totalmente mis actos y solo sentía como el viento me azotaba. Aun cuando no estábamos al aire libre, pero yo corría.

La cosa que más me gustaba hacer...

Termine la tercera vuelta y me pare jadeante ante el entrenador Flink. El me miro anonadado.

- ¿Y bien?- pregunto algún estudiante irritado. Pero haciendo la pregunta que yo gritaba en mis ojos.

- Acabas de romper el récord del instituto...

Podía entender eso. Había pasado todas las vacaciones entrenándome. Corriendo.

Yo lo había necesitado para controlar las emociones más fuertes. O solo para tranquilizarme y pensar.
Sabía que todas las miradas estaban entre el entrenador Flink y yo. Pero yo estaba tratando de calmar mi pulso y mi respiración.

El entrenador estaba haciendo notas en su carpeta. Luego me miro. Luego miro al resto del grupo.

- El siguiente! - dijo y luego me miro de nuevo - si puedes quedarte cinco minutos después de clases. Yo te daré un pase.

- Sí, señor- dije yo más calmada. Volvió a centrar su atención en el corredor. Yo fui a las gradas y mire silenciosamente como todos intentaban romper mi récord. Pasaron los noventa minutos y sonó la campana. Fui a cambiarme y volví a salir cinco minutos después a buscar al entrenador.

- Amelia- dijo él en cuanto entre en la pequeña oficina con mira hacia la pista de carreras.- eso fue impresionante. ¿Alguna vez has considerado unirte al equipo de carreras?

- Sinceramente, nunca me lo había planteado.

- Amelia... Superaste el récord escolar por 1.07 segundos y superaste el record estatal. Podrías considerar unirte al equipo - no quería mas problemas así que hice lo más sensato.

- Lo consideraré.

En ese momento la campana volvió a sonar.

- Aquí tienes tu pase, Amelia. Nos veremos en clase.
Tome el pase y abrí la puerta. Salí corriendo del gimnasio hacia mi siguiente clase: matemáticas.

b¾a

Después de entrar y darle el pase al profesor White me presente al salón y me senté. El resto de clases hice lo mismo. Entre, me presente y me senté. Nadie más hablo. Y yo no tuve problemas con ello. Pero ahora era hora del almuerzo y no tenía ni la menor idea de dónde comer.

Había traído dinero así que me compre una hamburguesa (¡es increíble que sirvan eso en un colegio!)

Pero ahora estaba mirando en las mesas del comedor por una vacía. Al darme por vencida me fui había el patio.
Allí me podría sentar y comer sola.

Entre en la sombra de un árbol y mastique distraídamente mi hamburguesa.

- ¡Amelia!- levante la mirada para ver a Gabriel caminando hacia mi sonriente. Sentí mi pulso acelerarse bajo esa penetrante mirada azul. - ¡Aquí estas!

- Hola.

- Sabia que te encontraria aqui. ¿Aun ningún grupo te ha absorbido?- se sentó a mi lado aun con una sonrisa impecable.

- ¿Absorbido? - me reí - nadie me ha hablado.

- Eso es malo - dijo frunciendo el ceño. Yo me encogí de hombros.

- Así es mejor. Me gusta estar sola y pensar.

- Pero estar sola no siempre es bueno - me dijo descargando todo su océano azul en mi - a demás, no dejare que estés sola. Puedes venir con migo si quieres

No sabía que decir. En mis otras escuelas no tenía amigos. Para mí era mejor así. Yo siempre era tomada como la rarita. Jamás me moleste en entablar amistad con alguien.

- Eso estaría... Bien.

- En cuanto termines te mostrare el lugar. Si quieres te doy mis mejores atajos para no llegar tarde a clases.

- ¡Hey! ¡Miren a esos dos tortolos bajo el árbol! - dijo alguien desde detrás de mi. Me voltee y era el mismo que nos había interrumpido en la mañana. Un gruñido vino de la garganta de Gabriel.

- Martin, ¿Qué haces aquí?- dijo con voz amenazante.

- Supuse que estarías con la chica nueva y como no estabas en el comedor - se encogió de hombros - así que supuse que estarías aquí.

- Entrometido - tosió la palabra queriendo que el oyera. Yo sonreí.

- Ya que Gabriel no desea presentarnos - oí el gruñido que dio en respuesta - lo hare yo mismo. Soy Martin Stronghole.- me tendió la mano y yo la cogí.

- Y yo Amelia Blackburn.

Gabriel resoplo y se paro. Agarro a Martin y se lo llevo a una distancia razonable para no oír. Aunque él no sabía que si podía hacerlo (el viento sabe susurrar)

- ¿Que quieres?

- ¿Yo?

- Sera mejor que no pienses nada - la amenaza estaba escrita en su tono.

- No creas que porque tropezaste con ella es para ti - ¿Para él? ¿Acaso yo era un objeto?

- Tu ni siquiera me advertiste - ahora estaba molesto.

Yo hacía ademan de terminar mi hamburguesa e ir al pote de basura más cercano posible. Que, convenientemente estaba situado al lado de los dos chicos.

- ¿Gabriel? - pregunte con tono inocente.

- ¿Si? - el se volvió bajando un poco la molestia en sus ojos.

- ¿No me ibas a mostrar todo el campus? - un brillo destello en sus ojos.

- Por supuesto - miro rápidamente a Martin - nos vemos luego.

Se acerco más a mí y sonrió dejando atrás la anterior molestia en sus ojos.

- Ahora... Creo que comenzaremos por... Veamos. Tenemos química y eso queda del otro lado del campus. Al lado de la biblioteca...

Gabriel me enseño todo el lugar y estábamos en frente del salón de química justo en cuanto sonó la campana. Se sentó junto a mí en la última fila.

Sabía que en ese mismo instante podría provocar un incendio en el salón. Sentía el fuego correr por mis venas. Pero ponía todo de mí para no dejar que saliera.
En ese momento el profesor entro con un pequeño montón de yo-no-se-que en una tabla. También con unos cuantos Matraces y cajas. Tenía la leve sensación de que algo saldría mal a causa de cualquier cosa que tuviera el profesor allí. Ya sea por una mala formula. O por mí.

Suspire. De repente sentí como Gabriel se tensaba, pero levemente. No podía decir por qué. Pero sabía que se había tensado. El sentía algo.

- Buenos días, disculpen el retraso. Para los que no me conocen soy el Prof. Greenfiel - miro la lista de la clase - parece que tenemos una nueva estudiante. ¿Señorita Blackburn? - el profesor levanto la mirada con una sonrisa.

- ¿Sí? - dije yo temerosa. No aguantaría una presentación más.

- ¿Podría darme el honor de ayudar con este experimento de bienvenida?

Juro que pude oír a Gabriel tragar. El sabía algo y estaba tenso.

- Supongo que sí - dije parándome y caminando con paso tambaleante hacia adelante.

- Deposite todos los elementos que están en la mesa. Todas están medidas.

Recorrí todos los elementos y mezcle las formula en mi cabeza. Si estaba en lo correcto (ya que estudie química avanzada, creo que lo estaba) las medidas podrían estar mal y harían una explosión tal vez no deseada (un poco más grande de lo que el profesor Greenfiel podría querer en un laboratorio de clases).
De todos modos los vertí y deje el último. Dedique una mirada a Gabriel. El debía de haber notado el error. Ya que fundió su mirada con ojos abiertos en la mía negando imperceptiblemente con la cabeza. Yo le di una sonrisa pequeña, traviesa y asentí lentamente. El me sonrió.

Devolví mi mirada a la mezcla y derrame el último contenido. Un humo purpura empezó a salir del frasco. Cambio rápidamente a gris. Todos veían el humo, pero mi concentración estaba en la mezcla que cambiaba de rojo a azul y luego a verde.

No creía que fuera parte de la mezcla, pero el profesor se había propasado con las cantidades. El humo empezaba a llenar el aire y un olor repugnante de incienso me afecto en la nariz. Estornude mientras regresaba a mi asiento. Los que estaban cerca de las ventanas las abrieron mientras el profesor se acercaba a la mesa con el experimento fallido.

- Vaya... Pensé que esta vez no me había equivocado con la formula - digo el totalmente ajeno a las risas que se esparcían por el salón. Gabriel también se reía.

- El profesor Greenfiel siempre viene con un nuevo experimento en medidas y siempre se equivoca con ellas. Nadie sabe si lo hace a propósito o no. Pero si hay un nuevo lo llama para que lo sirva. Si no - él se encoge de hombros- le dice al primero que ve.

- Pues si que se propaso con el acido clorhídrico...- dije en voz baja. Gabriel se rio.

- Y con varias cosas más - dijo el aguantando la risa ya que el profesor intentaba llamar la atención de todo el mundo. Cosa que no resultaba ya que muchos se seguían riendo.

- No te preocupes, las clases son divertidas. Nunca pasa una clase sin un accidente o sin algo de lo que reírse.

Yo sonreí ante esa perspectiva.

La clase continúo sin más percances y pronto estábamos caminando hacia la Hora de Estudios. O la de dormir. Ya que la mayoría utiliza ese tiempo para eso debido a la ubicación y a que no hay ningún profesor presente.

Entramos en la biblioteca y nos sentamos en una mesa apartada de todo. Yo saque el primer libro que encontré.


-          Vas a estudiar... -el se inclino para ver que había sacado - ¿Historia Universal?

El alzo una ceja hacia mí.

-          Nadie digo estudiar. Esto es solo para apoyar- dije sonriendo.

-          Entonces vuélvelo a guardar ya que quisiera conocerte un poco mas - digo con una media sonrisa. Yo me reí, pero igual guarde el libro.

*************************************************************************

Bueno... este es el primer cap de mi libro!!! espero que sea de su agrado xD
Yo soy Elvira y en verdad estoy muy emocionada de que Vivi me haya ofrecido esta oportunidad de escribir aqui en su blog (love you Viv!)
Espero que disfruten.
Divido los caps debido a que pueden ser muy largo y tediosos, cualquier suguerencia siempre la acepto y... bueno no tengo nada mas que decir xD
Gracias por leer mi historia y por apoyar el blog de Viv!!!! ♥
P.D = comenten pliiiizzzz
Bezoz.

5 comentarios:

Viviana dijo...

Elvira mi ahora Emma de mi <3
como estas ?
se que estas impaciente de que te de mi opinion del cap XD
ahora te la digo por aca :D
que te puedo decir...
A M E el cap *---*
estubo fabulofantastico *o*
me encanto todo de verdad :B
Amelia me cae muy bn me da mucha risa xD pero se nota que es una chica genial xD
Jonh no se es tan cute *---*
pero la pregunta es... como conocia el a la familia de ella? o:
madre duda o.o
los profesores son todos unas ladillas de verdad que si ¬¬
y digame el de quimica mas pendejo y muereeeeeeeee xD
Martin *---* es papii npi como es pero no se me gustaa XDXD
es asi del que ladilla a la gente xD
el mejor amigo del siempre popular
APUESTOO xD
*me imagino a martin* *suspiros*
y ahora GABRIEL
G A B R I E L ese tipo me partioo xD
no solo es fuckinmente hermoso *---*
con esos ojasos azules *---*
lo imagines BELLONGOOO<3
buehh no solo eso... tambn es tierno
LO AMEEEE<3
shiii shiii shii ohhh shiii *---*
me acuerda a Collin xD
no te preocupes terminare el OS
eso lo acabo en mis moments de inspi xD
asi que calmaa :D
ahhh vez esto opine del cap xD
y tu preguntandome por msn xD
buenoo bueno me largo
loveyouuuu<3
se me cuida byelandia :D

Elvira dijo...

somos las unicas idiotas que a esta hora hablan hasta por las orejas, asi que te hablare tambien por aqui xD
primero, gracias por tu opinion.
segundo, SHHHHHHH eso de Jonh sera revelado en su debido momento!!! (posilemente no en este libro xD o nunca..)
tercero,DEJA A COLLIN EN PAAAAAAAAZ!!!
cuarto, tranqui que yo termino el tuyooo ;)
sin valga la rebundancia que decir,
Bezoz ♥

sirenia dijo...

muy buen cao se ve interesante
;)

BeRe Lautner Orton dijo...

hOLa... bueno sinceramente... WOW ame el capitulo y este blog me ha inspirado muchisimo para hacer uno asi, espero no les moleste... me encanto de verdad & aunque en mi blog... sinceramente les copie un poco el formatoo... (lo siento, pondre un link de su blog lo amo en serio) si no les agrada que sea parecido solo diganlo... pero aun asi... magnifico el capitulo... espero sigas un beso... les dejo el link para Q me digan si quito lo que se parece a su blog oh no... bueno genial, sigue con la historia...


http://myown-love.blogspot.com/

Vene Cullen 12 dijo...

me encanta!
Emma ya creo que me veras por aquí seguido.