miércoles, 14 de julio de 2010

Capitulo 1: Vida Monotona


Hasta que mi corazon deje de Latir
Summary
Mi vida es un agujero, ya nada tiene sentido, la había perdido para siempre y todo fue mi culpa, no era la persona que amaba pero era alguien importante para mí.
Todo pasó por mi culpa, mi vida ya no vale nada. Sí sería justo, mi vida, esa era la que ahora no debería existir, la que ahora se supone que respira no debería. Ella debería estar aquí, y yo me culpo de todo, ahora no significa mi vida nada, ya nada era igual, no me importaba si comía o me movía, quería MORIR, sí, definitivamente eso quería. Ahora no se si siempre de verdad importe, si era la mía, entonces mi vida no importa, ahora lo que haga no cambiara nada…

_____

Capitulo 1: Vida Monótona

Bueno y así comienza otro día en mi patética y asquerosa vida, me senté en el borde de la cama, con el rostro entre las manos, tratando de calmar mi respiración que se había vuelto irregular, había tenido el mismo sueño de todos las noches desde hace ya un año, se ha vuelto habitual, pero el dolor y tristeza de aquel. Siempre será igual.

El sueño comienza en que estoy en un baile, a mitad de la pista bailando animadamente con mi mejor amiga Hayle, ella se veía hermosa, con su larga y sedosa rubia cabellera cayéndole en cascada por su espalda, la piel tan pálida delicada y resplandeciente, sus ojos con un brillo que animaba a cualquiera, su figura resaltando con aquel vestido negro corto que le asentaba perfectamente, y se veía más alta porque llevaba unos zapatos con tacón muy altos, nos encontrábamos muy pegados bailando una canción movida, rodeados por todos nuestros compañeros, con una gran sonrisa en su rostro y yo se la regresaba. Me miraba fijamente y luego al suelo, cuando una lagrima callo por su mejilla, pero no cualquier lagrima si no una de sangre manchando su pálida mejilla, yo como acto reflejo tome su rostro entre mis manos y la mire preocupado.

-¿Que… qu… que… Te encuentras bien?- le pregunte tartamudeando con voz nerviosa, no podía hablar con coherencia.

Por su rostro seguían bajando lagrimas de sangre sin control, en un momento llegue a creer que alguien pasaba un cuchillo por su cuello, ya que apareció una inmensa herida en la base de esta saliendo sangre a borbotones, en el acto quitó con odio mis manos de su cara, retrocedió unos pasos y me miro con el mayor odio del mundo, yo todavía seguía en shock.

-Todo esto es tu culpa.- me rugía en el rostro Hayle, en su voz solo se oía odio, note que sus ojos tan hermosos azul profundo se habían vuelto rojo carmesí- si no me hubieras pedido eso, no estuviera así.- lloriqueo señalando su cuello- Te ODIO!- me grito, mientras más lagrimas rojas caían por su rostro, yo no podía creer lo que acababa de oír, mis ojos se humedecieron y una lagrima callo por mi mejilla, la mire con mucho dolor me sentía destrozado- No me veas así, la única forma de que descanse en paz, es si tu mueres.- aclaro. Sacando una estaca reluciente, de un color verde esmeralda con unas letras doradas grabadas a un lado, pero no las entendía eran seguro de un leguaje muy antiguo, tomo una postura de ataque y se abalanzo contra mí, ocasionando que ambos cayéramos al suelo, ella sobre mí. Esa no era mi amiga era otra, esta se veía más felina y muy peligrosa. Con una rapidez inhumana me clavo la estaca en el pecho y solo proferí un grito desgarrador.

Ahí sin más como todas las mañanas a veces madrugadas, me levantaba con la respiración agitada y muy exaltado, la mayoría de las veces llevaba la mano a mi pecho, tratando de buscar algo una cicatriz o algo parecido, que me demostrara que no era sueño y que es real, pero nunca encontraba nada. Los primeros meses que tuve este sueño, me levantaba completamente lleno de sudor, me sentaba en posición fetal y lloraba hasta más no poder.

Al ya estar más calmado, levante lentamente mi cabeza, lleve mi vista hasta la mesita de noche que se encontraba al lado de mi cama, el reloj marcaba las 4:00 a.m., la verdad es muy temprano, pero sé que si trato de dormir no voy a poder conciliar el sueño. Vi al lado del reloj aquella foto, esa foto a pesar de las circunstancias nunca la quitaría de ese lugar, en ella salimos Hayle y yo, abrazados con unas sonrías de oreja a oreja, fue tomada hace más de un año y medio, el día de su cumple años numero 16, antes de que todo pasara, que mi vida diera un cambio de 360 grados, antes de que todo cambiara. Pero bueno creo que he hablado mucho de ella y no me he presentado.

Hola mi nombre es Lucas Daimen Adam Donovan, pero prefiero que me llamen Daimen, tengo 17 años pronto cumpliré los 18, vivo en Toronto-Canadá, mi casa se encuentra en la zona de gente millonaria y frívola, si vengo de una familia muy adinerada y odio eso. Mis padres son Carter y Stacy Donovan, son ese tipo de padres que nunca se encuentran en casa, no conocen nada de sus hijos, no se preocupan por ello, desde que tengo memoria nunca he estado en una habitación por más de dos minutos con alguno de mis padres, ya estoy acostumbrado a su ausencia. Tengo una hermana es la más popular de todo el instituto su nombre es Kelly, es mandona, materialista, superficial, frívola, narcisista, es una malcriada, ella es 100% plástica, aunque en realidad casi ni nos cruzamos, a pesar de vivir con esas tres personas en esta casa, encontrarnos es casi extraño, a veces ni se de ellos por más de tres semanas.

Me acerque a la mesita de noche y tome la foto entre mis manos, sin notarlo una lagrima bajo por mi rostro, sinceramente no puedo creer todo lo que ha cambiado mi vida en tan solo un año. Mi vida era diferente yo era el chico más popular de colegio, nunca fui un chico superficial, fui el capitán del equipo de soccer, pero la situación familiar siempre igual, solo que antes tenía a mi mejor amiga su nombre era Hayle, si ERA ella… murió, ella era lo más importante en mi vida, mi confidente, mejor amiga, concejera, uno de los pilares más importantes de mi vida, con ella podía ser yo mismo, nos conocíamos desde que teníamos cuatro años, ella era como mi hermana sabia toda mi vida, no teníamos secretos, claro yo nunca la considere como algo más que una hermana, nunca me abandono, en conclusión ella era la persona más importante de mi vida, era todo lo que tenia, bueno también tengo a mi mejor amigo su hermano mayor Tred, pero no es lo mismo.
Su muerte es mi culpa, de nadie más, no fue accidental ni nada por el estilo fue mi culpa, todo y mis malditas ganas de conocer a esa chica Cassie, me odio con toda mi alma odio mi vida mi existencia y solo quiero Morir.

Todo ocurrió una noche el día de la fiesta de Chelsey una de las amigas de mi hermana… bueno esa noche iba a conocer a Cassie una amiga de mi hermana, muy diferente, ella no era tan superficial y me gustaba, pero no sabía que ponerme y estaba algo nervioso, así que necesitaba la voz sabia de Hayle, llame a su casa y le dije que si me podía ayudar, como siempre ella acepto gustosa, me dijo que iba saliendo hacia mi casa, eso era lo bueno ella no vivía muy lejos, tan solo a unas cuantas cuadras, así que me senté a esperarla. Pasan unas dos horas, comencé a preocuparme, llame a su casa y su madre me dijo que ella había salido hace rato, así que decidí buscarla por el camino que distancian nuestras casas. Solo recorrí dos cuadras, cuando algo blanco en un callejón llama mi atención, me acerque detallando mejor distinguiendo esa cabellera dorada que tanto me gustaba, corrí para poder ver lo que le ocurría y fue ahí cuando la encontré degollada, no me movía solo quede ahí parado viendo el cuerpo sin vida de mi mejor amiga, no tenia habla, aunque me percate de algo, habia un sobre en su pecho, con las iniciales “L.D.”, controle un poco los temblores lo tome y abrí, adentro había solo un pequeño papel.

“Esta no será la última vez que sabrás de mi, pronto volveremos a encontrarnos. Lucas.”

Me levante de la cama, ya no quería tener más esos recuerdos. Entre en la ducha y quede ahí bajo el agua por lómenos una hora, tratando de despejarme, lo logre un poco pero por supuesto nunca completamente, salí y me rodee con una toalla, abrí la puerta del baño y volví a entrar a mi cuarto.

Mi cuarto es muy grande y espacioso, está pintado de blanco y un poco de negro y gris, en una pared tiene un estante de unas seis repisas, llenas de trofeos y medallas, por todos mis años en el soccer, en una esquina mi cama matrimonial, que tiene justo a su lado una ventana que cubre casi toda la pared, al lado de la cama la mesita de noche, de el otro lado de la habitación un escritorio, donde esta mi laptop, una lámpara y papeles, justo a su lado un armario-vestidor, de esos grandes que aman las mujeres, en la pared de al frente de mi cama tengo una pantalla de plasma muy grande con un Xbox y Wii –los cuales prácticamente ni uso, pero mi mejor amigo si, esa es la única razón por la cual los conservo-, el techo es lo mas adorado que tengo, de ese tipo que es de vidrio y que tu puedes ver el cielo, uno de esos a mi me encanta, en las noches, me gusta acostarme en mi cama y contemplar, al lado de la ventana una puerta, la cual tiene al otro lado un majestuoso balcón, inmenso lleno de plantas y flores, con una pequeña mesita con dos sillas.

Me acerque al armario y me puse lo primero que encontré, una camisa gris oscura manga corta, unos jeans oscuros y mis converses, tome una chaqueta veía algo nublado el día, camine hasta el espejo del baño y miro detenidamente, hace mucho que no lo hacía, mi cabello estaba largo delante y atrás corto de un castaño oscuro casi negro, mis ojos de un verde esmeralda pero ahora se veían muy sombríos y apagados a veces daban miedo, mis labios un poco gruesos de un rojo carmesí, mi quijada fuerte, mis facciones rectas y varoniles, mi cuerpo está muy musculoso y tonificado debido a todos mis años practicando soccer.

Me acerque a la puerta que daba hacia el balcón, gire la perilla y salí, al estar ahí camine hasta la mesita y me senté en una de las sillas, la gire para que quedara al frente de aquella vista a la que daba, una sumamente preciosa, un paisaje de puras montañas, cerca de ella está un lago rodeada de muchos árboles, siempre me sentaba acá y contemplaba la vista, me calmaba un poco.
Encendí un cigarrillo y me dispuse a fumar, yo había comenzado a fumar porque siempre me hacia olvidar y me ayudaba mucho, aspire aquel humo que entro por mi boca y se mezclo dentro de mí, y como si nada olvidaba y lo exhalaba de mi interior.

Al terminarlo lo bote en una pequeña basura, entre a mi cuarto, el reloj marcaba las 6:45 a.m., bueno será mejor que me vaya si no llegare tarde al instituto, tome mis cosas y salí de la habitación, baje las escaleras entre a la cocina y me serví una taza de café, la tome con calma al terminar deje la taza en el fregadero, salí de la casa, entre en mi auto una camioneta Range Rover 2010 blanca, lo encendí y me dirigí al instituto. Como mi casa está un poco alejada de la ciudad me tomo unos veinte minutos llegar, estacione la camioneta y me baje, camine hacia la entrada del instituto para buscar a Tred y Matt, Matt es un muy buen amigo él a pesar de mi cambio de actitud él me siguió aceptando y me apoyo, no como los otros que se hacían llamar mis “amigos”, ellos después solo me dieron la espalda y yo para ellos no existo, eso demuestra quiénes son tus verdaderos amigos y quienes son solo interesados.

Al estar en ella, divise a lo lejos a Tred que me hacía señas para que me acercara, al llegar junto a el lo salude chocando los puños, me fije que a su lado estaba Matt con su novia Val, Valery me cae muy bien, es muy simpática y divertida, ella siempre me ha ayudado y me aconseja, pero claro nunca remplazara el puesto de Hayle, bueno el caso es que Val me cae muy bien y me alegra mucho que sea novia de Matt, se nota que se aman mucho y estoy muy felices por ellos, hacen la pareja perfecta y espero que duren mucho tiempo.

Tred es de mi misma altura, de cabellos dorados con ligeras ondas y largo, sus ojos son iguales a los de Hayle, hay ciertas ocasiones en que no lo puedo ver a los ojos porque si no la recuerdo y eso me destroza por completo, su cuerpo es fornido pero no tanto como el mío, es de tez bronceada. Matt es de tez blanca, alto un poco más que yo, ojos azul claro, de cabellos negro azabache y fornido como Tred. Val es delgada pero con curvas, de estatura media claro para nosotros es bajita por lo alto que somos, de tez blanca, ojos café oscuro muy profundos y compasivos, de cabellos castaño oscuro ondulado que le llega un poco más abajo de los hombros, de facciones finas y delicadas.

Salude a Matt chocando también los puños y a Val le di un beso en la mejilla.

-Que hay hermano?- me pregunta divertido Tred, el siempre me decía así, nosotros nos considerábamos prácticamente hermanos.

-Ps que te puedo…decir tratando de sobrevivir otro día en mi vida, y ustedes?- les pregunte con indiferencia.

-Nada nuevo.- anuncio Tred encogiéndose de hombros.

-Bueno nosotros tenemos una noticia, muy importante.- Val sonrió y hasta daba saltitos de lo emocionada que estaba, besando en la mejilla a Matt.

-Oh por dios! Felicidades no sabía que se iban a casar tan pronto.- exclamo Tred fingiendo estar muy sorprendido y abrasándolos a ambos.

-No seas estúpido.- corto Matt empujándolo, riéndose, rodeando a Val con uno de sus brazos.

-Si deja las tonterías ps no resulta que...-el tono de Val era alegre, pero fue interrumpida por Tred de nuevo.

-Dios! Val estas embarazada.- se exalto, abriendo boca.

-Cállate imbécil.- grito Val, empujándolo.

-Si hermano cállate, déjala que nos cuente que es la noticia tan importante.- por fin interrumpí divertido de la situación.

-Bueno Matt y yo hoy estamos cumpliendo un año de novios...no es genial?- termino con una sonrisa, besando a Matt en los labios- Y no imbécil no estoy embarazada.- lo miro con desdén, volteando los ojos, yo me reí por lo bajo, a veces Tred podía ser muy molesto.

-Ah! Era eso.- se mofo este con indiferencia, con mi codo golpee sus costillas, haciéndolo quejarse.
-Me alegro mucho por ustedes, de verdad ¡Felicidades!, hacen una pareja excelente.- les dije muy feliz, abrazando a Val y luego despeinando a Matt, Tred los felicito pero claro, sus felicitaciones eran molestarlos un rato mas, yo escrutándolo con la mirada y haciéndolo callar, luego el disculpándose y haciendo más bromas, el sinceramente no tiene remedio.

El timbre sonó y nos separamos, cada uno tenía clases diferentes, pero siempre nos encontrábamos de nuevo en el almuerzo, yo solo concordada unas cuantas clases con ellos con Tred Gimnasia y Cálculo, con Val Biología y Matt Literatura, entre en el salón de historia.
Odio esa materia, pero que mas puedo hacer, me senté en un asiento algo alejado, esa clase paso muy lento, aunque no preste nada de atención, así paso toda mi mañana, muy aburrida aunque me entretuve bastante hablando con Tred y Val, con Tred siempre de tonterías y planeando la misa que le haríamos a Hayle, ya en solo una semana se iba a cumplir un año de su muerte, que rápido pasa el tiempo, y bueno con Val hablaba de la sorpresa que le estaba planeando a Matt, no me quiso decir mucho pero tenía que ver algo con corazones y una cena, dijo que seria una gran sorpresa, no la iba a presionar no me gusta meterme mucho en cosas personales.
Al salir de Biología, Val y yo nos dirigimos a almorzar, buscamos nuestra comida y nos sentamos en la misma mesa de siempre con Tred y Matt, comimos un rato en silencio.

-Dios Daimen se me había pasado.- casi grito Tred, todos nos habíamos exaltado, pero el siempre es así- Viste a la chica nueva, es muy linda.-sus palabras tenían un tono soñador, Val rió y Matt puso sus ojos en blanco.

-Hablas de Katherine, si es muy simpática.- aclaro Val, viéndole divertida.

-Ah! Te amo Val me la presentarías.- le pidió suplicante poniéndole cara de perrito triste.

-De acuerdo pero no me veas así tonto.- ella lo empujo levemente del hombro.

-Bueno te digo Daimen es lindísima, mírala es ella.- dijo con la mirada fija en una de las mesas mas allá de nosotros, la busque hasta toparme con unos grandes ojos que enmarcaban unas largas pestañas. Encontrándome con una muchacha delgada con curvas, de tez muy pálida, cabellos rojizos ondulados que le llegaban un poco más abajo de los hombros, ojos de un intenso verde esmeralda un poco más oscuros que los míos, con algunas pecas en sus mejillas, facciones definidas y perfiladas.

Si es bonita pero solo tienes que ver con quien está sentada, con mi hermana y su grupito, ya uno se imaginaba como debía ser de actitud, una malcriada y superficial, hijita de papi y mami, me seguía mirando fijamente, no sé porque pero su mirada la sentí extraña, yo solo la mire con indiferencia y un poco de asco, me voltee y seguí con mi comida.

-Si tú lo dices.- dije indiferente, encogiéndome de hombros, mirando al infinito, recordando viejos tiempos.

.........................................................................................................................................................................
Hola chicas(:
como estas?
bueno espero que muy bn
como dije ando con unos pequeños problemitas
y no publicare los dias asignados
aunque hago el intento ._.
Sorry de verdad -.-
ahhh muchas gracias a todas las que se pasan por mi blog (:
yo dentro de poco me pasare por el suyo
y Bren muchas gracias por los premios ^^
Bueno espero que les haya gustado y comenten (:
Bueno bye se me cuidan besos!

PD: COMENTENNNNNNNNN (:

2 comentarios:

Bren dijo...

lo ame!!!! n.n
me encanta la forma en que escribes!!
no puedo esperar por leer el proximo cap.!! :P
todas tus historias me tienen enganchadisima!! :D
ily

Annie dijo...

awww
Pobre Lucas!
pobre Haley
me siento mal
quien fue el @"·$#@~|~#€~¬ que se atrevio a tocar a Haley
porq lo hizo
q hizo lucas para q le hicieran eso!
aii Dios!
me enganchaste ya con la historia!
espero q publiqes pronto!!
Besos