viernes, 1 de octubre de 2010

Capitulo 4:La mentira. Nuevo profesor.


La segadora luz del sol golpeaba en mis ojos obligándome a abrirlos, la cabeza me dolía a horrores y todo el cuerpo me pesaba. Si, no es necesario intuir, tengo una resaca… pero una de esas donde no puedes ni levantarte.

Me gire un tanto, cayendo sobre un duro pecho… tenia tanta pereza de abrir los ojos, que lo que hice fue palpar con mi mano el cuerpo. Sentí una piel suave y fría, perfectos y muy bien marcados músculos del torso, subí un poco más encontrándome un cuello y una barbilla varonil, un poco mas unos labios carnosos, y preferí no seguir. La respiración del chico era acompasada al igual que el latido de su corazón. Aspire la fragancia, olía a hombre, a uno fuerte y masculino… y para que engañar a sexo.

Me sentí extraña, normalmente a pesar de tener los ojos cerrados, Gaspard no se como lo hace pero sabe que estoy despierta y se dedica a acariciar cada centímetro de mi cuerpo o besar dulcemente mis labios… amo esa etapa dulce de Gasp por las mañanas, es como un pequeño cachorrito, tierno, amoroso, es todo muy especial hace que las mañanas sean las mejores. Pasando eso, también la fragancia, mi mejor amigo siempre a tenido un olor dulzón con un toque sexy y varonil…hasta la cama se sentía diferente y el cuerpo obviamente de mi lado… no soy retrasada, no estoy en la casa de Gasp y eso es lo que mas me temo, hoy se armara una grande con el, lo conozco. Sus gritos llegaran al cielo.

Trate de abrir los ojos, pero seguían pesándome, tarde unos cuantos minutos abrirlos completamente. La luz me cegó durante unos segundos pero luego me fui acostumbrando. Una gigantesca habitación nos rodeaba, de esas tipo mansión… era de un color entre el vinotinto y negro, muchas ventanas ocupaban las paredes, cubiertas por unas gruesas cortinas de un color mas brillante al de las paredes, piso alfombrado, algunos cuadros que se veían lujosos, lámparas de araña y la cama guao… es una de esas King sai pero al estilo de los reyes del siglo XV, hasta unas claras cortinas cubrían la cama, las fundas de un color vinotinto.

Pero hubo algo particularmente que resalto entre aquellas, un chico, con unos años tal vez mas que yo, piel ligeramente tostada, cabello café liso el cual le caía en la frente dándole un aspecto inocente y con un cuerpo… tal vez el mas perfecto que haya visto. Los músculos de su torso se marcaban perfectamente, sus brazos fuertes, su espalda suculenta, al igual que sus fuertes hombros y además en su rostro iba adornado con una sonrisa. Claro, no pude ver el color de sus ojos... debido a que aun seguía dormido.

Llevaba el torso descubierto, mientras su pecho subía y bajaba lentamente. Mire mi cuerpo, estaba completamente desnuda, es mas hasta tenia unos cuantos chupones en mis senos y en el estomago…¡Oh joder! Si Gaspard los llega a ver, estoy jodida… pero no, me niego a NO hacerlo con el, es algo necesario para nosotros… aunque lo se, el me matara. Bueno luego me las apañare, lo primero es salir de acá.

Me levante sin hacer ni un mísero sonido, recogí mi ropa la cual estaba esparcida en cada punta de la habitación. Me vestí con agilides, aunque tampoco fue muy complicado, una mini falda de jean, botas taco aguja negro, de mi ropa interior solo encontre mi sostén... pero mis braguitas ni señales de ella, una camisa a cuadros ajustada al cuerpo de botones negra y blanco pero no la amarre como usualmente lo hago, para que se vea mi estomago plano. Si lo hacia, se verían los chupones. Y deje un escote pronunciado sin que se notaran los morados.

Al terminar tome mi cartera y salí de ahí, no sin antes darle una ultima mirada al modelo de revista que yacía en la cama. Salí del apartamento sin hacer ruido, mire el numero del piso antes de subirme al elevador “PH”… carajo, al parecer tiene mucho dinero. Al llegar a la recepción no había mucha gente, pero el lugar era súper elegante. Al encontrarme en la calle y ver el nombre, note que estuve en el Lugar mas costoso para vivir en esta ciudad. Ok.

Detuve un taxi y me monte en el, le indique la dirección al conductor y así comenzó el viaje. No estaba muy cerca de la casa de Gaspard, en realidad el vive prácticamente al otro lado. Así que preferí mejor enfocarme en mis pensamientos.

Esto no es algo que hago muy seguido, acostarme con cualquier chico que vea, la verdad, es que ni recuerdo mucho de la otra noche. Recuerdo cuando llegue con Gasp, que bailábamos, nos contuvimos como de costumbre, luego lo apoye para que fuera con la chica que le gusta y de ahi en adelante no recuerdo mucho. Ahm, y se que conocí a este chico en la barra, si, que iniciamos a hablar y fue my agradable. Después de eso, mas nada. Algo de verdad decepcionante, porque el chico de verdad es lindo, bueno muy lindo, y a lo mejor pudiéramos tener algo... pero quien sabe si en un destino nos volvamos a encontrar. Eso es lo que mas me da tristeza, nunca volverlo a ver.

A los 20 minutos llegamos a la casa de mi mejor amigo, estaba todo muy tranquilo. La verdad, que demasiado para mi gusto… ¿será que Gaspard paso la noche con French? y no se quedo en la casa, bueno, la esperanza es lo ultimo que se pierde. Le page al taxista y baje tambaleándome un poco, aun tengo mucha resaca. Hoy será un día largo. Camine lo mejor que me fue posible, subí los escalones y entre. Toda la casa estaba envuelta en una tenebrosa oscuridad, no es que fuera tarde, pero todas las ventanas están prácticamente selladas con cortinas. Cerré lo mas suave que pude y maldición olvide quitarme mis botas, estas resonaban en el suelo de madera. Joder.

-¿Dónde estabas?- pregunto la voz de mi amigo en alguna parte de la oscuridad. Un sillón se giro y una lamparita se encendió y ahí estaba, Gaspard… mirándome molesto, furibundo e histérico aunque intentaba fingirla con seriedad. Sus ojos azules reflejaban todas esas emociones, su labio estaba un poco fruncido, al igual que su entrecejo, haciendo notable aquella arruga que tanto adoro, su cabellera despeina y vestía su ropa de dormir, que consistía en solo un pantalón de pijama.

-Yo…ps, vengo de la casa de…Justin.- respondí el primer nombre que me vino a la mente. Su semblante se suavizo un poco, pero aun reflejaba desconfianza.

-Respóndeme ¿Dónde estabas? Te estuve buscando por toda la fiesta y no hubo rastro de ti… al principio me sentí culpable por dejarte sola, pero luego pensé lo peor.- me miro con dureza y no miente, no es la primera vez que desaparezco y a la mañana siguiente regreso con pinta nefasta y anécdotas de sexo que ni mi subconsciente se acuerda.

-Lo que pasa, es que al rato que me dejaste, tome unos cuantos tragos y baile un poco, pero me comencé a sentirme mal y le dije a Justin que fue el primero que encontré.- relate mi anécdota y la verdad sonó muy real.

Nota Mental: Llamar a Justin y contarle lo de anoche.

-Bueno, me alegra que estés bien, de verdad me tenias muy preocupado.- se levanto veloz, para luego estrecharme entre sus fuertes brazos. Le correspondí descansando mi cabeza en su pecho, sentí que mis piernas fallaban… ahí, recordé la resaca.

-Oye no quiero sonar aguafiestas, pero me siento de verdad como la mierda…mi resaca no es normal.- masculle divertida. Ambos reímos.

-¿Qué tal si tomamos un baño?- pregunto en tono tranquilo.

-De acuerdo.

-Espérame acá, ya regreso.- dijo para luego irse caminando hasta su habitación, en donde me imagino que entro al baño a preparar la bañera. A los minutos regreso con una sonrisa angelical y con su mirada dulce. Como dije, las mañanas son lo mejor.

Nos dirigimos a su habitación, el cerro a mis espaldas para luego entrar al baño. Todo se veía romántico, velas rojas y blancas decorando e iluminando tenuemente el lugar y la bañera con mucha espuma. No quería que viera los chupones, no quería dañar esta clase de momentos que en serio son muy escasos.

Tome su mano y lo gire para que me mirara a los ojos, nuestras miradas cristalinas se conectaron. Es como ese tipo de momentos, minutos, que no merecen ser rotos con palabras, que mientras se disfrute, mejor, que con las miradas se dice todo y que parece una burbuja. Lleve una de mis manos a su mejilla y deje la palma apoyada en esta, el simplemente cerro los ojos y descanso su rostro en mi mano, aspirando con fuerza y dándole a sus facciones un semblante dulce, tierno, vulnerable, tal como es el en realidad, el verdadero Gaspard Devins, mi mejor amigo.

Mi otra mano viajo a su pecho, el cual delinee con la punta de mis dedos, pasándolos por cada cuadrito de su torso, el sonreía, le daba cosquillas. Levanto la cabeza de mi mano y volvió su mirada a mi rostro, yo solo sonreía juguetona, aun pasando la yema de mis dedos por sus marcados músculos. Sus manos estaban fijas a cada lado de mi cara, el acariciaba cada rasgo, con aquel toque suave y lento. Rozo mi frente, las cejas, el largo de mi nariz, pasando sus palmas por mis pómulos, mi mandíbula la delineo, llegando a mis labios. En ellos si se tomo su tiempo, se dedico a sentir su contextura… Adoraba que hiciera eso, me hacia sentir hermosa, como que de verdad fuera algo muy especial. ¡Ah! No se que haría sin el, sinceramente si Gasp no fuera prácticamente mi hermano, no dudaría en ser su novia.

Al terminar con eso, llevo sus manos a los botones de mi camisa, desabrochando uno a uno, daba gracias a dios que en ningún momento quitara su mirada de mis ojos, a demás con la escasa luz hacia que aquellas marcas de una noche, que al parecer la pase excelente, casi ni se notasen . La camisa cayo a mis pies, el siguió divagando por las curvas de mi cuerpo, la curva de mis senos, mi estomago plano, mi cintura y así sucesivamente. Tomo mis caderas de forma posesiva, acercándome a su duro pecho. Mis manos se mantenían en su cabello, adoro el color, la textura, hasta le tengo envidia, es demasiado perfecto. Liso en extremo, negro como la noche y delgado. A pesar de que el seguía enfocado en subir las palmas por mi espalda y desabrochaba mi sostén, sus ojos seguían sobre los míos, comúnmente es así, aunque a veces se dedica a apreciar mi cuerpo…espero que hoy, no sea esos días.

Cuando mi única ropa interior y la falda cayeron al suelo, caminamos tomados de la mano hasta la tina. Lo ayude a deshacerse de su única prenda, para luego entrar. El se sentó con las piernas estiradas, mientras yo me recostaba sobre su cuerpo, ambos no mantuvimos un largo rato así abrazados, dejando que el calor del agua nos envolviera y relajándonos. El acariciaba mi espalda con la yema de sus dedos y tarareando una de sus tantas melodías desconocidas pero siempre hermosas. Yo dibujaba formas en su pecho y acariciaba su mejilla. El ambiente me relajo tanto que comencé a sentir sueño, los parpados me pesaban y las supuestas horas en vela de ayer me comenzaron a cobrar factura, y para mas sus caricias me hacían sentir mas relajada.

Y desde ahí no recordé más ya que caí en la inconsciencia. Parpadee enérgicamente, me había quedado dormida en la tina con Gaspard, pero al abrir los ojos, estábamos acostados en la mullida cama de mi mejor amigo, abrazados y yo por supuesto en mi lugar favorito, recostada en su increíble cuerpo. El estaba dormido y la habitación completamente a oscuras. Adore como se veía Gasp, como un niño. No. Un angelito dulce, sexy y con unos sentimientos de oro.

Así paso todo el domingo, nos la pasamos viendo películas, comúnmente yo andaría solo en un brasier y mis bragas, pero aun seguían los chupones en todo su esplendor, así que tuve que llevar una de sus camisetas, de esas blancas que se ponen bajo las camisas y bueno eso y mas nada. Miramos películas y nos dedicamos a mirarnos, lo se pareciera que no tuviéramos nada que hacer y estuviéramos enamorados, pero es algo mas complicado.

Y con eso llego el lunes. Maldición, de nuevo clases. Era hora de volver al instituto, era casi medio día. Hacia poco Gaspard y yo nos habíamos acostado, ya mis marcas acusatorias casi ni se notaban y lo mas interesante que al parecer el ojo biónico de Gaspard no funciono, porque ni los noto. Estábamos en la hora de química, mi mejor amigo mirada de la peor forma que alguna vez le vi a Anthony, ¿Qué paso ahora? Bueno le preguntaría luego.

Esa hora pasó lentamente, la mirada del profesor no se separa de mí, me sonreía y giñaba el ojo, yo no sabia que responder así que solo sonreía tímidamente. Cuando al fin acabo esa tortura, no es fácil pasar esa hora bajo una mirada de odio y otro semi-lasciva semi-tierna… fue frustrante.

La hora de biología paso mas rápido, aunque no hicimos mucho, unos cuantos ejercicios y luego hablar, mis amigos pasaron contando las anécdotas del día de la fiesta, ahora que lo pienso… joder, no le he dicho a Justin. Ahora viene Matemática ahí lo hare sentarse conmigo y le contare todo. Al terminar eso nos dirigimos a Matemática, con Gaspard a mi lado con el brazo alrededor de mi cintura y Charlie al otro diciendo lo mucho que detestaba a la profesora de Biología y contando chistes sarcásticos…Adoro a Charlie, es tan el. Entramos al salón de Matemáticas y me senté al lado de Justin, lo mire fijamente.

-Just, te tengo que contar algo.- murmure para que no pudieran oír nuestros demás amigos, tal vez se lo contara luego a Emma u Olivia pero ahora, el es el primordial.

-Dime preciosa.- se giro completamente a mi y me sonrió ampliamente.

-Bueno veras el día de la fiesta…-pero no pude terminar porque fui interrumpida por una voz ronca pero una muy sexy.

-Buenos días alumnos, se que el antiguo profesor de matemáticas tubo unos problemas y el ya no podrá estar mas con ustedes, bueno que les puedo decir, yo seré su nuevo Profesor.- nos miro a todos con una sonrisa pintada en los labios y con ojos alegres. Se detuvo unos minutos en mi y su mirada se desconcertó un tanto, pero luego volvió a su expresión de antes.

No. No. No .No y mil veces no. El no puede ser mi nuevo profesor. Porque dios tenía que hacerme esto, no, es increíble. ¡NO!


............................................................................................
Buenas(:
como estan todas?
bueno espero que esten muy bn
como les prometi un nuevo cap de esta historia :B
el proximo viernes el siguiente (:
aunque el lunes inicio clases
adelante un par de caps de cada historia para no enredarme xD
les tengo una sopresa el domingo o:
espero les vaya a gustar :B
bueno comenten quiero saber que opinan respecto al cap
bueno bye se me cuidan besos!

PD: COMENTENNNNNNNNNN (:

3 comentarios:

brittany dijo...

BUAH¡¡¡¡
esta historia me flipa es una pasada¡¡¡
no puedo esperar al siguiente capi
Dios que suerte tiene jejeje

britt

Riri♥ dijo...

Hola! Me llamo Riri♥ y tengo un nuevo blog. Te espero! Tendrá artículos, historias sobre mí... Frases!

PD. Qué linda plantilla la que tienes.

Ella dijo...

me encanto!!!!!
amo a Gasp y ella tiene un instinto tan bitch...jajaja
yo se que en el fondo ninguno de los dos quiere de mostrar sus sentimientos.

pd: despues de un tiempito empece a reescribir mi historia. pase y unanse.

buscando-el-sol.blogspot.com