martes, 5 de octubre de 2010

Rosa Negra


Capitulo 1:¿Quien es el?

POV SUMMER

Como comenzar sin que suene ridículo, bueno mi nombre es Summer y soy una chica de 16 años, ¡Patético! Lo sé, no tengo mucha creatividad, se que nunca trabajare en algún programa de tv o radio, soy pésima… bueno regresando a lo inicial- cambio mucho de temas-, les seré sincera ese no es exactamente mi nombre y no soy una adolescente común, mi verdadero nombre es Rachele Charlotte Alessandra Di Salvo- un poco largo…díganselo a mis padres, no tengo ni la mas mínima idea de donde se les ocurrió- y en realidad soy un… como explicarlo soy una mezcla, poco usual, digamos una hibrido, pero diferente, una criatura de la noche y un ser mitológico combinados, es bastante extraño…Pero eso es lo que soy. Soy como todos los de ese tipo de especie- hay de todo tipo que te puedas imaginar, ángeles, demonios, ninfas, duendes, hombres lobo, lo que menos se crea- con una belleza sobre humana cosa que caracteriza a todos, rápidos corredores, súper fuertes, pero hay algo diferente, crecemos hasta la edad de 21 años, ya luego no envejecemos en apariencia -aunque hay ciertos casos donde puede que sea más jóvenes o más viejos-, etc.

Mi vida era perfecta, una madre muy cariñosa, un padre atento, un hermano mayor súper amoroso y sobre protector, y una hermana inigualable. Pero todo cambio cuando un día misteriosamente, encontramos a mi hermana muerta en su recamara, no supimos nunca que fue lo que ocurrió con exactitud, solo la hayamos ahí, recostada en el suelo, con la mirada perdida, sin respirar y con sangre en todo su cuerpo. Ese fue el peor día de mi vida. A las pocas horas, mis padres nos abandonaron a mi hermano y a mí… ¿Cómo? Recogieron todas sus pertenencias, sin decir palabra alguna y salieron por la puerta principal sin mirar atrás-no sé por qué razón hicieron aquello y todavía no me la explico-. En ese momento, a duras penas y con una fuerza que no supimos ni de donde la conseguimos, decidimos hacer una nueva vida.

Nosotros en esa época vivíamos en Roma-Italia, mi hermano tenía 16 y yo 14 años. Para volver a comenzar nuestra “vida”, nos trasladamos de continente, y nos establecimos en Denver-Colorado en América del Norte, me encanto todo el ambiente, una ciudad muy tranquila y fría, perfecta para una chica de mi estilo. La gente fue muy acogedora y amable con nosotros, a pesar de que éramos solo dos adolescentes sin padres y con una cuenta bancaria grandísima- nuestros padres, a pesar de todo, nos habían dejado todos sus bienes, así que somos millonarios-, no demoramos y decidimos vivir en una gran casa en las afueras de la ciudad. Nuestra casa es esplendida, de dos pisos, color beige y rejas color chocolate, con un inmenso jardín delantero y trasero, con piscina. La casa en su interior es muy elegante y cómoda, todas las habitaciones son espaciosas y se siento el confort en cada una de ellas, pero hay un lugar que es mi favorito de todo nuestro hogar, y ese es mi habitación. Me siento yo misma en ella, gigantesca tal vez la habitación más grande de la casa, de color blanco con toques negros y morados, con una enorme cama al estilo medieval, un tocador negro y su banquito -repleto de una gran variedad de perfumes costosos y mucho maquillaje-, con posters de mis bandas favoritas y muchas fotos de mis mejores momentos –amigos, familiares, momentos especiales, etc.-, un armario de un tamaño descomunal, una batería, un biblioteca con una innumerable cantidad de libros y mi colección de guitarras.

Al poco tiempo, mi hermano me inscribió en un instituto, no era algo que me entusiasmara demasiado, aun sentía mi alma doler y mi corazón dividido en dos partes- una parte acá en Denver-Colorado y la otra en Italia-, pero que mas me quedaba, necesitaba conocer gente y salir de las cuatro paredes de mi casa, superar mi pasado y mirar al futuro, esto era lo mejor para mí. Mi primer día en la secundaria East High School, la secundaria es grande, el edificio tiene forma de un gran castillo -aunque en cierta forma se veía tenebrosa, tenía algo que me agradaba-. Cuando mi hermano y yo entramos al instituto, todos nos observaban como si fuera la primera vez que vieran chicos nuevos -murmuraban de nosotros, trataban de llamar nuestra atención de las maneras más patéticas que se pueda imaginar, etc.-, a pesar de todo eso tuvimos un gran día, y también hice unos cuantos amigos.

Al poco tiempo me fui acostumbrando, sacaba muy buenas calificaciones, también popular -lo cual no me gusta ya que demasiada atención no es de mi agrado, soy de esas que le gusta pasar desapercibida, pero tampoco como un fantasma-, pero tengo muy buenos amigos, que a pesar de cada momento, circunstancia o inconveniente, ellos están ahí.

Ya han pasado dos años desde que llegue a este lugar y me encanta la vida que llevamos mi hermano y yo -aunque extrañe mucho a mis padres y a mi hermana Caroline-.

-Rache vamos a llegar tarde, despierta.- sentí un murmullo en mi oído, mientras me agitaban ligeramente del hombro.

-5 minutos más.- le susurre un poco somnolienta, girándome para ignorar al intruso, que interrumpe mis horas de descanso.

-No, vamos Rache.- su tono se volvió un tanto serio- Rach…Rach…RACHELE!- alzo la voz tanto que hizo eco en la habitación, haciendo que abriera los ojos de sopetón.

-Está bien ¡VOY!.- grite con todas mis fuerzas, me tenia harta, me levante de la cama como si fuera el mayor esfuerzo del mundo- De verdad Lysander a veces eras demasiado intenso, Dios no sé cómo Clair te soporta- sarcasmo era lo que denotaba mi voz.

-Ja ja ja muy graciosa.- imito mi tono, levantándose de la cama y acercándose a la puerta- Apresúrate se nos hace tarde.- su voz se volvió divertida… mi hermano está loco.

Camine a paso lento al baño, cerré la puerta tras de mí y sin esperar me desvestí, entrando en la ducha, haciendo que el agua fría me calara hasta los huesos, no me tomo mucho tiempo. Al salir abrí la puerta contigua, entrando al armario-como una zombi, hoy no es uno mis mejores días- , solo me puse una camisa manga larga ceñida al cuerpo a rayas de color blanco y negro, unos jeans tubo negro, mis converse negros, un collar y un par de pulseras negras.

Visualice mi imagen en el espejo, no podía creer todo lo que había cambiado tan rápido en estos dos años, mi pelo me llegaba a la cadera con un flequillo que me cubre el ojo izquierdo de un color negro azabache, mis ojos de un azul celeste un tanto extraños que reflejaban cada una de mis emociones con solo mirarlos fijamente, mis facciones se ven más definidas, crecí pero no mucho entre mis amigos soy una de las mas bajitas, mi cuerpo es esbelto y con curvas, de tez blanca como la nieve.
Me maquille un poco los ojos con delineador y rímel, agarre mi bolso, y baje las escaleras para encontrarme con mi hermano, que desayunaba con una gran sonrisa en su rostro y cantando una canción, yo no tenía apetito ni ánimos, así que decidí esperar a que el terminara, hoy no quería manejar, ni comer- tenia un fuerte presentimiento de algo, que aunque se sentía mal, también daba una gran satisfacción-, le pedí que me llevara al instituto, el sin chistar acepto gustoso. Cuando termino su desayuno, ambos salimos de la casa y montamos su Ferrari Blanco, partimos sin mas al instituto.

Mi hermano yo lo adoro en realidad más que eso, es como mi segundo padre, el fue muy maduro respecto a lo ocurrido con nuestra familia, sin quejarse se hizo cargo de mi y lo admiro mucho por eso. En Denver lo conocen como Taylor, pero su verdadero nombre es Lysander Alessandro Melancton Di Salvo, el es una creatura de la noche conocido vulgarmente como “Vampiros” y como todos tiene un don -es el de entrar en el cuerpo de otras personas, y controlarlos a su gusto, pero a el no le gusta utilizarlo, solo lo hace cuando es absolutamente necesario o corremos peligro -, eso de los dones, aun es muy complejo para mí, yo todavía no se cual es el mío, aunque tampoco quiero saberlo, detesto lo paranormal, no es que no me agrade lo que soy, pero han pasado tantas cosas en mi vida, que ya no sé qué es lo que quiero… soy compleja, LO SE.

Llegamos al instituto, aparco no muy lejos de la entrada, mire el lugar, estaba comenzando a llenarse. Bese a mi hermano en la mejilla y salí del auto sin girar, camine a paso calmado, mirando a las personas que pasaban a mi lado y me saludaban con emoción, yo intente ser amable y sonreí. Llegue al umbral de la entrada y poco anduve, hasta que alguien tapo mis ojos.

-¡Adivina quién soy!- canturreo una voz masculino, en un intento fallido de agudizar la voz. Reí por lo bajo. Subí las manos y las pase por sobre las que tenía en mis ojos, las palpe, encontrándome con unas masculinas, suaves y ásperas al contacto. Solo lo hacia por teatro, sabia quien era.

-Mmm, es algo difícil, ah! Me rindo dame una pista.- mi tono sonó un poco falso, pero creo que aunque el lo noto… decidió ignorarlo.

-No… soy el chico más guapo y tierno que conoces.- hablo con arrogancia. Bufe, ese tono no le quedaba en lo absoluto.

-Sigo sin saber quien es.- me cruce de brazos, haciendo una mueca con los labios. El rio.

-Sum.- susurro en mi oído. Haciendo que se me erizaran los vellos de la nuca. No es que lo diga muy a menudo, pero prefiero mi anterior nombre…Rachele, bueno en si el verdadero. Sus brazos dejaron libre mis ojos y los envolvió en torno a mi cintura, le regrese el gesto, besando su mejilla.

-¿Como estas Oli?- pregunte calmada, alejando los mechones cafés que caían en su frente, tapando ligeramente sus brillantes ojos oliva.

-Bien y tu cariño?- las comisuras de sus labios se alzaron ligeramente, dedicándome una de sus sonrisas. Pero esta no llegaba a los ojos.

-Yo… hoy, bien.- mentí. Me asombre de la naturalidad de cómo salió aquella mentira, siempre mi voz me traición y me hace pasar malos ratos- y tu hermano?- su semblante se oscureció.

-Hoy no pudo venir al instituto, esta con mucha fiebre.- hizo una mueca al finalizar la oración, su voz denotaba tristeza. Ellos eran de esos tipos de hermanos, que están juntos de arriba para abajo.

-¡Ah! Pobrecito mi Scott, espero que se mejore.- fruncí los labios. No me gusta saber que mis seres queridos pasan malos ratos, me hacen recordar los momentos no más gratos de mi vida.

-Ven entremos.- paso su brazo por mi cintura y me condujo dentro del instituto. Caminamos por los pasillos, sin decir ni media palabra.

Oliver él es uno de mis mejores amigos, el tiene un hermano gemelo llamado Scott, son gemelos pero son tan diferentes, son como ese tipo de polos opuestos. Oliver es dulce Scott es chistoso, sus pensamientos y forma de hablar son opuestos. Oliver es calmado, le gusta pensar todo, no arma escándalos, sobreprotector y tierno. Scott es chiflado, alegre y muy animado, ama hacer sus escenas y al igual que Oliver es muy sobreprotector. De apariencia son exactamente iguales, su piel pálida que hace resaltar sus ojos verde oliva, el cabello largo que les llega hasta la nunca de un color café, facciones finas, labios carnosos, nariz larga, cuerpo fornido… Son muy lindos. Pero tienen una diferencia, por actos de adolescentes, Oliver tiene un pircing en el labio inferior y la mitad del Ying y el Yang, pero la parte del Ying esta tatuada en la parte trasera de su nuca. La diferencia es que Scott, tiene dos pircing y dos enromes tatuajes en su pecho, sin olvidar el Yang también en la parte trasera de la nuca.

-¡Sum!- alguien me llamo a lo lejos. Igual forma sentí que fue a mi lado. Una voz aguda.

Gire mi cabeza, hasta encontrarme con Clair, la cual agitaba su mano de un lado a otro tratando de llamar mi atención. Tome a Oliver de la mano y lo arrastre hasta donde estaba esta. Clair como cada mañana saltaba, no se si es por ver a mi hermano o como azúcar… es una duda que aun me ronda. Pero no importa, igual la quiero y es mi mejor amiga. Iba con la mano entrelazada con la de su novio… mi hermano.

-Clair ¿Cómo estas?- pregunte con mis tantas sonrisas fingidas, besando mi mejilla. Mi hermano me miro un poco preocupado. Lo mire de soslayo y negué con la cabeza. No me pasa nada.

-Ps, muy bien como de costumbre y tu amiga? - aclaro muy sonriente, tomando de nuevo la mano de mi hermano con un poco mas de fuerza. Los mire atenta.

-Muy bien.- volví a mentir con la naturalidad que ese día me estaba caracterizando Me pregunto ¿A cuántas personas les diré lo mismo, aunque sienta todo lo contrario?

-Ven Sum vamos a llegar tarde.- el timbre sonaba estrepitosamente. Clair me tomo de la mano y arrastras trato de llevarme a mi siguiente clase, no sin antes besar a mi hermano en los labios. Tome a Oliver.

-Nos vemos al rato.- grito Lysander desde lo lejos. Todos gritamos “adiós” a coro.
Clair es mi mejor amiga, una chica muy hermosa y tierna. Aunque es un tanto hiperactiva en ocasiones y le gusta gritar a los mil vientos lo que hará, es muy confiable y es una persona que hace que la quieres a los minutos de conocerla. Desde que la conocí me lleve de maravilla con ella y no nos tomo mucho volvernos mejores amigas, se que puedo confiar en ella… lo que temo es que aun no le he dicho mi verdadero yo, y no quisiera que se enterara de la peor forma. Hermosa es una palabra que se le queda corta, una carita de muñequita, con unos grandes ojos almendrados, labios carnosos, nariz perfilada, piel ligeramente tostada, una larga melena ondulada de un café casi negro hasta la mitad de la espalda, delga y con unas cuantas curvas. La verdad es que junto a mi hermano hacen una pareja increíble, claro no se parecen en nada… pero no quita la hermosura de la pareja. Lysander es alto me lleva casi dos cabezas, piel extremadamente pálida, ojos verde esmeralda, de facciones varoniles, barbilla fuerte y nariz recta, un cuerpo musculoso, cabellera rubia casi blanca… no es por ser mi hermano, pero es uno de los hombres mas bellos que he visto en mi vida… obviando la parte inmortal.

El recuerdo de el día que intentaron decirme que andaban juntos, aun retumba en mi mente… matándome de risa… lo peor es que yo lo sabia desde hacia mucho tiempo.

*Flash Back*

-Sum, tenemos algo muy importante que decirte.- el tono de mi hermano reflejaba temor. En mi interior me regodeaba con la verdad, sinceramente estaban siendo muy exagerados. Los tres estábamos sentados en el comedor, ellos en los dos asientos al frente de mí. No me miraban a los ojos, solo hacían un par de muecas.

-De acuerdo, díganme.- les infundí valor, dándoles una cálida sonrisa. Extendí la mano hasta mi pelo y lo lleve tras mi oreja.

-No quiero que pienses lo peor Sum, pero ya no lo podemos ocultar.- Clair movía los pies con insistencia y creo que estaba a punto de comerse las uñas, solo no lo hizo porque Lysander tenia su mano tomada con firmeza.

-Sí… Díganme.- exigí. Daban muchos rodeos y no iban al grano.

-Hermanita lo que sucede es que, Clair y yo.- hizo una pausa y me miro fijamente esperando lo peor- somos novios.- susurro en voz casi inaudible, pero tanto él como yo sabíamos que lo había escuchado perfectamente. Mi semblante no cambio.

-¡Ah!- espete fingiendo sorpresa, lleve una mano a mi boca… armando el teatro. A cada segundo se ponían mas nerviosos- ¡Que bien! Es lo mejor del mundo, me alegro de verdad…Felicitaciones.- grite muy alegre, sonriendo ampliamente. Ambos no cabían en su felicidad- aunque ya lo sabía.- solté la bomba mirándolos divertida, reí con ganas.

-¿Qué?- gritaron pasmados y frunciendo el seño. Me reí mas fuerte a veces hacían los mismos gestos.

-Si, jajaja todo el mundo lo sabe, es demasiado obvio, por fin lo dicen me estaba impacientando.- les confesé, haciendo gestos de obviedad. Hasta los de los otros institutos lo sabían.

-Muy graciosa… pero enserio me alegra mucho que lo aceptes.- se le notaba muy feliz, y de verdad quien era yo para arruinar su felicidad, no importa que hiciera Lysander, siempre lo apoyaría, aunque fuera una soberana estupidez… bueno también lo cuidaría, es mi hermano y es lo mas importante para mi.

-Saben que siempre los apoyare… los amo a ustedes dos no importa lo que pase.- tome las manos de ambos y las apreté con fuerza, demostrándoles que siempre estaría ahí.

*Fin del Flash Back*

Saben la vida pasa en un solo segundo, de la nada tienes 16 años y te das cuenta que te falta poco solo para ser mayor de edad y unos cuantos mas para ser por siempre igual. No te das cuenta de lo que de verdad quieres… Bueno sin rodeos, el caso es que siento muchos celos porque todos mis amigos tienen alguien a quien amar, ósea de pareja, menos yo. Oliver tiene a Victoria, Clair a Lysander, Cas a Eliot, todos excepto a Scott pero el tiene novio solo que no estudia acá. Como me gustaría, conocer algún día mi otra mitad, esa sería la persona que me comprenda y que me ayude a olvidar mi pasado, como me encetaría encontrarlo y sobre todo que me ame incondicionalmente. Lo más tristes es que lo tuve y por razones que la vida no entiende, lo perdí. Nunca me perdonare por eso.

-¡Kane!- gritaron mi apellido, exaltándome, haciéndome salir de mis no tan felices pensamientos. Soy muy despistada, ni note cuando entre a la hora de clases y ya estoy sentada en biología con Oliver.

-¿Si?- pregunte algo apenada. No es que suela ser muy despistada, pero en esa clase de días donde solo te inclinas en recordar, nada de lo demás importa. El profesor me miraba crispado con el seño fruncido mostrando todas sus arrugas.

-Señorita Kane, le pido que se mantenga pendiente de clases… podrá ser la primera, pero eso no le da mas privilegios… así que digo que aterrice.- me miro desafiante. Si ese tipo me odia.

-Si de acuerdo, lo lamento.- respondí cortante, mirándolo con odio oculto. Mis ojos no reflejaban emociones.

-Muy bien, señorita Kane.- gruño entre dientes, se volteo y siguió dando el tema, que no me interesa en lo más mínimo.

-Sum…- murmuro por lo bajo Oliver, gire levemente- ¿Qué te ocurre?, pasa algo malo.- pregunto nervioso. Como lo dije sobreprotector.

-Nada Oli, solo pienso.- susurre calmada, dándole una sonrisa de lado. El no me creyó, lo veía en sus ojos. Lo conozco demasiado bien.

-De acuerdo.- se notaba que no estaba convencido. Su semblante estaba confuso y con su seño muy fruncido.
Decidí que seria mejor enfocarme en mis pensamientos, recordar mi pasado y tratar de no armar mas escenas. A la mente me vinieron cientos de imágenes, mis padres, mi hermana, de Lucas y de Derek…cuando mi mente vio esa imagen, sentí que me iba a desplomar sobre mi mesa. Me hice la fuerte, me senté erguida y apreté los puños. Una silenciosa lagrima cayo por mi mejilla, nadie lo notaba y lo preferí así. Oliver me miro de soslayo y sentí como su mirada se quebró, no lloro pero vi el dolor en sus ojos. No hizo ni dijo nada, solo tomo mi mano por debajo de la mesa, ejerció presión como diciendo “Siempre estaré ahí”… me reconforte un poco y suspire.

El timbre sonó, indicando el cambio de clase, ni Oliver ni yo nos movimos, solo esperamos que todos salieran, al no quedar ni un alma. De un momento a otro, me avente a sus brazos y llore, llore hasta sacar la ultima gota, tratando de borrar aquellos recuerdos amargos… pero no lograba nada, solo sentir como mas lagrimas bajaban por mis mejillas. Nuestro abrazo fue fuerte, prácticamente nos fundíamos en el, no podía dejar de abrazarlo mi mundo se desconfiguraria si lo llegaba hacer. Al pasar el rato. Nos fuimos soltando, hasta quedar a una distancia prudente. El seco mis lagrimas con sus dedos y me sonrió. Yo no le regrese el gesto, todo mi pasado me llenaba de una manera atosigante que no me dejaba ver la realidad como era, veía todo borroso y hasta doble… como si estuviera borracha.

-¿Quieres que te acompañe a tu siguiente clase?- ofreció, tratando de acompañarme. En esas situaciones no le gusta dejarme sola.

-No, estoy bien.- asegure. A pesar de todo mi voz sonó normal, un poco apagada… claro el no la paso desapercibida.

-De acuerdo, pero cualquier cosa me mandas un mensaje.- se que no me creyó, pero yo le había prohibido faltar a clases por algún problema así, esta no es la primera vez que me ocurre. Beso mi frente y me miro con sus preciosos ojos verdes.

-De acuerdo Oli, nos vemos luego.- susurre con voz queda y me levante del asiento. Mis pasos fueron lentos, mi mirada gacha y mi respiración dificultosa. Sentí como una mierda se clavaba en mi rostro, pero no tenia fuerzas para levantarlo… así que lo deje pasar y seguí mi camino.

La gente paso desapercibida mi actitud esa mañana, como dije no es la primera vez que actuó así, claro algunos me miran con lastima… si estuviera en mis cabales, les daría un buen golpe, odio que me tengan lastima. Decidí pasar mis clases sola, mis amigos me miraban preocupados, sus atenciones se enfocaban en mi y si, es frustrante… pero prácticamente no puedo ni abrir la boca y decir algo, o simplemente moverme, era algo como un reto. Entre a mi clase de Literatura, esa solo me tocaba con Clair, la cual me conoce tan bien, que solo se sentó a mi lado y no dijo nada, de verdad lo agradecí. Aun mi mente es un nido de pájaros y… ya no quiero que sea mas así, desearía que pudiera pensar en mis padres, sin llevarme al camino de los recuerdos completos, y mucho menos el de aquel imbécil. Esa hora ya no estaba tan abstraída, claro eso no le quitaba que no sabia ni de que hablaban. Vi unos chicos presentarse… menos me importo. El timbre del almuerzo sonó, acomode mis pertenencias dentro de mi cartera y lentamente salí. Camine como en modo automático, mis pies se movían solos y no me importo la gente. Llegue a mi lugar favorito en cuestión de segundos, era un árbol un roble muy frondoso y verde intenso, que esta a mitad del bosque atrás del instituto. Me senté en el pasto, recostando mi espalda del tronco, acerque mis rodillas al pecho y oculte mi rostro en ellas. Llore un rato mas, simplemente para sacar mi ultimo dolor, obvio no lo sacaría, solo lo detendría durante un tiempo…no mucho pero si el suficiente, para poder pensar mejor. No supe cuanto tiempo llore, solo fui consiente cuando el timbre de entrada sonó de nuevo…tenia que regresar. Me tome mi tiempo, limpie mis pantalones y me arregle solo para verme decente, al estar lista camine de nuevo en dirección a mi siguiente clase. Iba focalizada en mis pensamientos, desde mis amigos hasta mi hermano, debo dar gracias que los tengo y que siempre a pesar de todo están ahí para mi…Pero Gracias a Dios, no me toca clase con ninguno de mis amigos, porque ni el mismísimo diablo me salvaría de ellos, con todas sus preguntas, solo me ven así y se arma un melodrama.- Pensé.

Algo impacto con fuerza contra mi cuerpo, ambos caímos al suelo. Eso me trajo al fin a la realidad, de alguna forma por fin sentí todo el mundo me invadía, o mejor dicho volví a el.

-Disculpa, enserio es que no me fije por donde iba.- hable nerviosa, intentando arrodillarme y ayudar al chico con sus libros.

-Si pude notarlo.- su tono fue cortante y frio, tanto que me calo hasta los huesos… hasta me aterre.

-De verdad, lo siento.- mi voz se volvió nerviosa y un poco agitada. Cuando intente ayudarlo, me lo impidió y lo hizo todo el.

-Ps deberías.- concluyo con cierto asco. Un escalofrió recorrió todo mi cuerpo.

Subió su mirada hasta la mía y de alguna extraña forma sentí que el mundo se detuvo, unos preciosos ojos azul marino con ciertos toques blancos y negros, se hallaban a pocos centímetros de mi rostro. Eran terroríficamente perfectos. Lo que me asusto mas fue su mirada, me miraba con odio… pero uno de esos que sientes que te quieren matar con ella. Me quede congelada ahí… llámenme loca pero mi subconsciente no decía mas de que esos ojos son conocidos, pero no los recordaba de ningún lado… o si?... Me dio una última mirada espeluznante y se giro caminando por los pasillos con porte molesto. ¿Qué había sido eso? y sobre todo ¿Quién es el?

............................................................................................................
Buenas(:
como estan?
SORPRESAA!!
esta era la sorpresa del domingo xD
lo que pasa es que preferi publicar el OS del concurso de Neny
luego comentare de eso
primero me enfocare en ROSA NEGRA
ps si adivinen... VOLVIO
y ya no se ire xD
planeo terminarla aca o.o
si que sii XD.. tengo planeados 22 capitulos XD
esto es un regalo para todas aquellas que a pesar de todo estubieron pendiente de mi historia y preguntaron por ella XD
su respuesta es que si volvio... dentro de poco tambn publicare el primer cap de ROSA BLANCA
me quede varada y no he podido terminarla ._. pero PRONTO XD
ahmmm el concurso de Neny
se que pido mucho y todo
pero me gustaria que votaran por mi
POR FAAAAA!!!!!
se que pido mucho... lo hago lo see ._.
pero esto no se.. es mi primer OS fanfic
y quiero que sea importante al menos xD
las reglas de votar son un poco complicadas... pero haganlas lml
se los pido es muy importante
aqui les dejo el link; http://relatoscullenlovesswan.blogspot.com/
y si no es mucho pedir comenten ._. o por lo menos denle a los botoncitos de: Genial, te hizo llorar y el otro que no recuerdo XD
buenoo VOTENMEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEE ;D
y mmm espero que les haya gustado esta sorpresa
Bueno bye se me cuidan besos!

PD: COMENTENNNNNNNNNNNNN (:

7 comentarios:

MARY dijo...

me guzto mucho jeje tal vez un poco largo, ye lo digo por que al menos yo tengo escuela y lo unico que estoy en la compu son maximo 2hrs y eso incluye hacer tareas en ezta asi que imaginate :) pero anyway me guzto :)

Angy dijo...

¡Hola! Que lindo esta tu blog.¿Quieres afiliarte sigo y me sigues?(mi blog es en ingles,ay traductores en el pagina) Visitalo, y si te animas avisame.. http://checktheseblueskiesout.blogspot.com

Adela dijo...

Me encanto que vuelvas a publicar Rosa Negra, la extrañaba.
Estoy esperando Rosa Blanca y caps de las otras historias.
Ame el OS, obviamente voy a votar por ti.
Besotes y un abrazo del oso :B

Briana CRL dijo...

Hip Hip Hurra! Por qué? Por Rosa Negra Ahhh de verdad me sorprendiste, te recuerdo que no lo había terminado el primer capítulo y ahora que lo leí quiero más, necesito leer el proximo, pero claro, calma, no te preciono.

Bueno como siempre sabes que soy tu fan :)Me fascina como escribes.

Quién será ese chico? Espero que sea Aaren <3

Los amigos de Summer me agradan (Y) también el hermano, pero ya enserio ocupo saber quién es el último chico :D


Besos...

*Moshalutz* dijo...

Ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh!!!!!!!!!!!!!!!!!! xfin comento u.u perdon vivis pero el tiempo, problemas y el chisme ajjajaaj xd me privan pero... k es esto rosa negra omG!!!!!!!!!!!!!!!! amo la historia <3 <3 y lo sabes y kiero el proxx capi Peter <3 en este capi me encantan las descripciones del ying y yang ajajajajajja me caen super los gemelos y son tan lindos aun recuerdo sus fotos *babas* y los primeros capis de puff hace unos mesesillosss ya wo0ww!!! ia tenemos ratos d conocernos =)
weno vivis ia sabes kiero el capi 2 el martes sin falta ehj o k8
cuidate muxo vivis nos vemos x aki x el mesenger etc ajaajajajjaajjajajajjajajaja xD escribe !!!!!!
nos leemos byes.....

]*Mosha*[

Ghostgirl dijo...

Gracias por empezar a publicar los primeros capitulos de rosa negra!!!! pero es que no entendia nada!!! bueno me encanto en capitulo y pasate por mi blog... besos love ya!!!

Gise dijo...

¡Hola! Me gusto mucho este capitulo =). Seguire leyendo, te cuidas mucho =).