lunes, 14 de febrero de 2011

Te Amo...Viñeta

*Décima y ultima parte de la viñeta Olvidar


Se mordió el labio con nerviosismo, ya casi llegaban a su destino y el pelirrojo no había dicho ni media palabra. Se estaba volviendo loca, no soportaba estar tanto tiempo sin mirar a los ojos a Chase y el no se lo hacía tan sencillo. Desde que ambos despertaron había sido así.

Unos ligeros rayos de sol irrumpían en la habitación de la chica dándole justo en los ojos. Se removió ligeramente topándose con un fuerte pecho. Cam abrió los ojos encontrandose con los marcados abdominales de Chase, alzo una mano acariciándolos, apreciándolos por última vez. El pelirrojo pasaba delicadamente sus dedos por la espalda de ella, trazando diferentes formas. Aun se sentía algo débil pero con todo eso, levanto el rostro. Lo primero que miro fue la penetrante mirada de del ojiazul, que la escrutaba con profundidad. No dijeron nada, solo se miraron tratando de encontrar indicios de algo pero no ocurrió nada. Sus cuerpos estaban entrelazados y se dedicaban caricias, pero ninguna de sus bocas pronunciaba palabra alguna. Así paso el tiempo hasta que oyeron que sus padres llamaron a su puerta diciendo que se tenían que arreglar para llevar a la chica al aeropuerto. El fue el primero en levantarse, se vistió sin mirarla y con ágiles movimientos salió por la ventana en dirección a su habitación.

La chica de ojos castaños no logro entender nada de su actitud, pero lo dejo pasar no quería echar leña al fuego. A paso lento se dirigió al baño tomándose su tiempo, al estar lista se enredo en una toalla, tomo la ropa que había escogido para ese día y se vistió. Una mirada al espejo solo hizo sentirla extraña, su piel y sus ojos tenían una luminosidad y brillo tan extraño que la asusto. Algo en ella estaba diferente y no supo porque, pero en cierta forma le agrado. Al estar ya lista bajo las escaleras y camino hasta la cocina, donde tuvo un desayuno “familiar”. Fue algo incomodo, porque sus padres solo charlaban retraídos en una conversación mientras Chase y Cam solo se miraban tratando de aguantar el deseo de llorar y besarse hasta el cansancio. Sus padres ni siquiera lo notaron.

El avión de Cam salía en un par de horas así que aun tenían tiempo. Ambos adolescentes subieron las escaleras y se dirigieron a la habitación de la chica. Tal vez no era el mejor lugar para estar sus últimas horas pero ese lugar los hacía sentir tan seguros, como si fuera un refugio secreto donde nadie pudiera encontrarlos, donde el tiempo se detenía y la realidad valía un comino. Así pasaron las horas, dedicándose largas miradas, prometiéndose hasta el cielo y las estrellas, dándose besos furtivos y llenos de sentimientos… en fin solo dejándose llevar. Sin intercambiar palabras con las miradas bastaba.

Los padres anunciaron la hora y con mucho dolor se dirigieron hasta el auto con las manos entrelazadas y cientos de lágrimas contenidas. Y así ha pasado el viaje. Ella está al borde de gritar si no oye la vos de Chase una última vez, morirá. De igual forma el parecía sin querer decir algo.

Cuando el aeropuerto intervino en su campo de visión sintió como el mundo caía a sus pies, el estomago se le retorcía y las lagrimas bajaban por sus mejillas. Chase la miro y sintió un dolor desgarrador en su interior. Rápidamente limpio las lagrimas de la chica pero estas igualmente no se detenían bajando con más fuerza, ya no sabía qué hacer y no podía hacer mucho con sus padres presentes, así que solo apretó con fuerza el agarre de sus manos. Ella agradeció en cierta forma el gesto.

Toda la familia bajo del auto, los padres llevaron el equipaje y Cam con el pelirrojo se encaminaron a la entrada de abordaje. Llegaron y miraron a su alrededor, gente feliz, despedidas, lagrimas, risas. Ante eso solo sintieron como el pecho de ambos se comprimía, la pelirroja seguía llorando y no hacía nada para detenerlas, Chase la miraba con dolor sin soltar su mano. Sus padres aparecieron a los minutos. En ese momento hicieron el primer llamado al vuelo #679 para Linhtum-Alemania. Ya era hora de la despedida.

-Mi chiquita te extrañare demasiado.- primero fue su papa, el cual la abrazo por casi cinco minutos mientras besaba su frente unas veinte veces, diciéndole hasta el cansancio cuanto la ama. Luego fue su mama.

-Como quisiera que esto no fuera de esta forma mi amor…te amo muchísimo.- le dijo esta con la voz entrecortada y llorando a mares. La abrazo hasta que le dolieron los brazos para luego soltarla como quien no quiere la cosa.

-Los amo mucho a ambos, por favor cuídense.- les pidió Cam con la vos pastosa. Despedirse de sus padres es más difícil de lo que pensó… pero de Chase si que será difícil.

-Y nosotros a ti.- le respondió su padre ya que su madre estaba abrazándose a este con fuerza. Verla así solo avivo el dolor de su interior- Te esperamos en el auto Chase.- anuncio su papa el cual se giraba perdiéndose entre la multitud con su madre aun abrazada. Quería dejarle tiempo a solas a sus hijos, cosa que la pelirroja agradeció.

El ojiazul se giro para quedar frente a frente. Sin más se abrazaron con fuerza. Unos ligeros sollozos se escaparon de los labios de ambos. Este no podía ser el adiós, no puede, no puede. Pero por más que ella quisiera que no fuera así, lo es.

-Te extrañare tanto.- murmuro con vos inentendible Cam. Chase la abrazo con más fuerza.

-Y yo a ti.- respondió con el dolor del mundo. Ella alzo la mirada tratando de distinguir entre las lágrimas a su amado. Su rostro se veía completamente demacrado. Sus ojos azules habían perdido todo el brillo, sus mejillas pálidas al igual que toda su piel- Te amo eres mi vida.- casi grito las palabras, no quería dejarla ir. Beso sus labios con fuerza, con fiereza dejando sentir ese gusto amargo de despedida. Las manos de ambos se mantenían en el rostro del otro, dibujando y desdibujando cada parte de este, su último recuerdo. Se separaron cuando sintieron que el aire fue nulo.

-Te amo.- fueron las únicas palabras de la chica. Cuando ambos oyeron la última llamada para abordar el vuelo. Como si trataran de despegar dos partes unidas con pegamento se separaron y ella sin dejar de mirar atrás le entrego su ticket a la señorita que pedía los boletos.

Subió al avión y se sentó en su asiento justo dando a la ventana. Quería llorar y gritar, arrojar cosas y si pudiera quitarse la vida. No quería alejarse de Chase, no quiere ni puede ni debe. Sin él no puede vivir. Mientras aun las lágrimas abandonaban sus ojos miro a por la ventanilla. Su mirada paso por todos lados y para su sorpresa ahí parado, estaba Chase mirándola con tristeza mientras tomaba con fuerza el dije de corazón que ella le había regalado para su ultimo cumple años. El no hizo más que con sus labios articular un “Te Amo”. Ella quería responderle pero de repente el avión comenzó a avanzar.

Lo último que pudo ver de Chase fue como una lágrima bajaba con decisión por su mejilla pasando por su barbilla y cayendo al suelo.



FIN




Oh dioj mio, me siento realizada. Es mi primera historia terminada AL FIN *-*. Bueno para los que lean y aunque sea le den al botoncito de alli abajo diciendo que lo amaron, lo odiaron o los hicieron llorar, any way. Muchas gracias sin el apoyo de ustedes nunca la hubiese podido terminar. Tal vez me odien, pero bueno no soy de finales felices. EN FIN, denme sus opiniones es importante saberlas, aunque ni uno comente lo entiendo tal vez sea culpa mia... pero bueh. Igual los amo a todos, igual agradesco los seguidores que tengo, la poca gente que me lee y los grandes amigos que he echo.Si el dia me puso melosa xd. Sin mas gracias y comenten. Besos & Abrazos <3 Byelandia :3

4 comentarios:

Brenda dijo...

ohh que mal que acabe así, pero bueno, tu eres la escritora asi que tu mandas como ha de finalizar. buaaa que pena más grande por dios

LaDy dijo...

hola!!!....me encanta tu blog , te sigo! kieres enlazar?? avisame! http://corazondecristalenpaz.blogspot.com/ :D

Ine dijo...

Hola, me encanta tu blog,
por favor, cuando tengas tiempo pasa por el mio
es: http://eldiariodeunachicaespecial.blogspot.com/
soy nueva y me gustaria que mi historia sea conocida
publica pronto
besos, Ine

Gise dijo...

¡Hola Vivi!
Hay, me has hecho emocionar, nunca habia leido una historia, tan tierna, dulce, y triste...
Me encanto, amo cada palabra que has escrito, es preciosa, y felicidades!!!.
Te juro casi me has hecho llorar *-*!!!!.
Bueno, me despido, es que es tarde, y estoy un pokitin cansada, aunque estoy casi el cien por ciento seguro que soñare con tu historia.
Te cuidas muchisimo, y adiós.